A dos años de la desaparición de Brayan de Jesús, su mamá lo sigue buscando
Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

Por Lucia Joselin Muñoz

Elba Luz está desaparecida pero está buscando a su hijo. Ella busca a Brayan de Jesús Hernández Gutiérrez, quien fue desaparecido el día 28 de Abril del 2016 en Veracruz. Desde entonces Elba no come, no ríe, no duerme, ya no sueña, vive en el dolor y no tiene una vida como la tenía cuando su hijo estaba con ella; perdió quien era, por eso afirma que a ella la desaparecieron el día en que se llevaron a Brayan.

Cuando conocí a Elba Luz fue en la Ciudad de México, había tenido que huir de su casa por la puerta de atrás mientras sujetos armados entraban por la puerta de adelante, porque buscar a un desaparecido en este país, entre la ineptitud y la complicidad de las autoridades, en muchos casos significa arriesgar la propia vida.

En ese momento ella no encontraba respuestas, no sabía dónde viviría o si podría volver a su casa, ignoraba cómo afectaría todo lo que estaba sucediendo a su hijo de doce años o, si su relación con él resultaría afectada, pero tenía algo perfectamente claro: no iba a dejar de buscar a su primogénito hasta lograr encontrarlo.

Foto: Lucia Joselin Muñoz. Elba Luz marchando en Oaxaca
Elba Luz marchando en Oaxaca

Desaparecido por querer ser una mejor persona

A Brayan lo desaparecieron cuando buscaba trabajo. Él recibió un volante donde ofrecían una oportunidad laboral. Era un joven que apenas iniciaba su vida, sería padre en unos meses, eso y apoyar a su mamá fueron los incentivos para buscar trabajo. Ser una mejor persona. Su madre que orgullosa veía a su hijo madurar lo acompañó a la entrevista, sin imaginar que era sólo un “gancho” para llevarse a Brayan y otras cinco personas.

“En algo andaban, es lo que piensan muchos cuando desaparecen a los jóvenes, pero mi hijo en lo que andaba era buscar trabajo para apoyar a su mamá; en México te desaparecen hasta cuando vas a buscar trabajo”, dice Elba frente a estudiantes en un foro de concientización, donde habla de no criminalizar a las víctimas.

Dos años han pasado desde que se llevaron a Brayan de Jesús, veinticuatro meses en que las autoridades no han dado respuesta a la pregunta fundamental en torno a la que hoy en día gira la vida de Elba ¿dónde está su hijo? Ella comenta que hay una línea de investigación que quiere que se siga; por propias indagatorias considera que puede dar una pista del paradero de Brayan, pero un juez no ha querido, entonces, “inventaron muchas líneas de investigación para distraerme”, asegura con dolor en sus palabras.

Foto: Lucia Joselin Muñoz. Elba Luz en Sinaloa buscando fosas clandestinas
En Sinaloa buscando fosas clandestinas

De víctima a sujeto de cambio

Sin embargo, Elba Luz ya no es esa persona que no sabía a dónde dirigir sus pasos, ha pasado de víctima a sujeto de cambio, ahora ella apoya a otras familias en la búsqueda de sus hijos y en sus colectivos. Ya no sólo busca a Brayan, busca a miles de desaparecidos y en ese esfuerzo a caminado por el país haciendo búsqueda en vida y búsqueda también de fosas clandestinas.

En ese proceso ha encontrado algunas respuestas y, sobre todo, algunas certezas al caminar junto con otros familiares de desaparecidos y personas solidarias, la de saber que no está sola, la de haber unido su fuerza y su lucha con otras personas que ahora están marcando un hito en el tema de búsqueda en vida, por ejemplo, el caso de la Caravana Internacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, que logró sentar al Gobernador de Guerrero en una mesa de diálogo interinstitucional con el colectivo de búsqueda local, petición que había sido negada por dos años.

No ha sido fácil para ella, pues comenta que al momento de gestionar apoyos encuentra muchas puertas cerradas, por lo que se tiene que mover con sus propios recursos o dejar de buscar, pero no va renunciar a encontrar a Brayan, mucho menos ahora que Iván, su hijo menor, también se ha sumado a las búsquedas y codo a codo luchan por que su familia vuelva a estar completa y así, Elba encuentra un poco de esperanza para volver a sonreír.

Brayan puede tener una certeza donde quiera que esté: que su hermano y su mamá no van a dejar de buscarlo hasta que lo encuentren, pero para eso necesitan el apoyo de la sociedad. Elba Luz pide que si alguien tuviera un dato que la ayude a localizar a su hijo, o a algún otra persona desaparecida, que proporcione información de manera anónima al 5530784243, es un número que los familiares que participan en la Caravana de Búsqueda han definido para recibir denuncias anónimas sobre personas desaparecidas o fosas clandestinas y recuerda que Brayan sólo quería  encontrar trabajo, ser mejor persona.

Foto: Lucia Joselin Muñoz. Elba Luz con Ivan en la garita de Piedras Negras, Coahuila
Elba Luz con Iván en la garita de Piedras Negras, Coahuila