Motivos de seguridad los de su partida
El hermano Filiberto con brigada de apoyo de migrantes en sismos de septiembre pasado

El hermano Filiberto con brigada de apoyo de migrantes en sismos de septiembre pasado

Por Lucia Joselin Muñoz

CdMx. 05/02/18 (Surco Informativo). El hermano José Filiberto Velázquez Florencio se va de México. Me pide no publicar detalles que me proporciona para dar contexto, pero su relato se encamina a la represión sistémica del Estado. No hay una amenaza explícita en su contra, sin embargo, se ha asesorado y ha encontrado un riesgo inminente para su seguridad y su vida, pues recuerda que los periodistas o luchadores sociales que se vuelven incómodos para el sistema son desaparecidos o asesinados.

En 2015 los padres y madres de Ayotzinapa visitaron en Caravana Mineápolis, en el estado de Minnesota, para realizar protestas por la aparición de los 43 normalistas en el consulado de la entidad. El hermano José Filiberto cursaba ahí sus estudios religiosos al tiempo que realizaba labores en apoyo a migrantes mexicanos y centroamericanos, principalmente trabajadores de granjas.

Fue entonces que el hermano se encontró con la lucha por la aparición con vida de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, con su clamor de justica. Relata haber tenido un salto ontológico o experiencia espiritual que le hizo cuestionar su profesión y darse cuenta que más allá de esperar la justicia divina, se debe construir el reino de Dios en la tierra, y para él, parte de ello es luchar contra la injusticia.

A quince meses de Ayotzinapa
A quince meses de Ayotzinapa.

 

Es así como, sin abandonar sus estudios religiosos, comienza a sumarse a causas sociales contra la impunidad y la corrupción y también por el mejoramiento de condiciones como lo es la inseguridad que se vive en México a causa del narcotráfico. Lo hace en su comunidad de origen primero, a raíz del asesinato de un integrante de su familia, posteriormente en 2016 se integra a proyectos con el padre Solalinde.

No deja de lado su papel de defensor de derechos humanos, por el contrario, refuerza su lucha con los migrantes, impulsando y dirigiendo por algún tiempo la Casa de Hospitalidad para Migrantes y Refugiados en la Ciudad de México y, por otra parte, estrecha el acompañamiento a las familias de desaparecidos y principalmente a la lucha de Ayotzinapa.

Durante los sismos ocurridos en septiembre que causaron severas afectaciones en varios estados del país, el hermano José Filiberto Velázquez, junto con la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta y migrantes centroamericanos, apoyaron en labores de remoción de escombros, víveres y demás en el estado de Oaxaca, trasladándose después a la Ciudad de México para apoyar también en labores de rescate.

El hermano Filiberto en la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa
El hermano Filiberto en la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.

 

Según cifras de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, hasta septiembre del 2017 se habían registrado durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, 106 asesinatos y 81 desapariciones de personas defensoras de derechos humanos en México, Articulo 19 reporta 40 asesinatos de periodistas en el sexenio.

El hermano José Filiberto se niega a convertirse en una cifra más de la impunidad, es por ello que a raíz de su participación el pasado 17 de enero en una movilización en el Palacio de Justicia de Iguala, Guerrero, que daba comienzo a la Jornada Nacional por los 40 meses de la desaparición de los 43 estudiantes, de la cual afirma, emanaron declaraciones malintencionadas por parte del Grupo de Coordinación Guerrero en detrimento de su persona y su labor de acompañamiento a los padres de los normalistas desaparecidos, sumado a un análisis más amplio, él ha decidido abandonar el país, al menos, hasta que las condiciones mejoren y pueda regresar.

Se va de México pero no abandona su labor de defensor de derechos humanos ni su actuar pro migrante, tampoco la lucha de Ayotzinapa ni su convicción por la justicia. Trabajará en Estados Unidos mientras puede regresar al país, vislumbrando proyectos a favor de familiares de desaparecidos cuando vuelva.

Sin embargo, no deja de señalar las paupérrimas condiciones que viven los defensores de derechos humanos y periodistas en nuestro país y llama a la acción, a dejar la indiferencia y trabajar por el cambio social que tanta falta le hace a México.

Durante el entierro el día de hoy de Minerva Bello, madre de Everardo Rodríguez, estudiante desaparecido de Ayotzinapa
Durante el entierro el día de hoy de Minerva Bello, madre de Everardo Rodríguez, estudiante desaparecido de Ayotzinapa.

 

La imágenes fueron tomadas del Facebbok del hermano José Filiberto Velázquez con permiso expreso de él. Salvo la última. Foto: Especial.