Dará la lucha en México y ante organismos internacionales en derechos humanos
Foto: Perseo Greco

Por Perseo Greco

Ciudad de México. 26 de octubre 2017. La defensora de derechos humanos, Yndira Sandoval, denunció la incapacidad de las autoridades mexicanas para garantizar la seguridad en la correcta investigación y dictar responsabilidades en los hechos donde fue detenida, torturada y atacada sexualmente por una mujer policía de Tlapa de Comomfor en el Estado de Guerrero, señalando directamente que el atacante y quien la violó fue el Estado mexicano.

En conferencia de prensa,  la feminista y defensora de derechos humanos, señaló públicamente las irregularidades, hostigamiento y amenazas en su contra, luego de denunciar el ataque sufrido minutos después de participar en una conferencia sobre violencia contra las mujeres en la Universidad Autónoma de Guerrero.

De la misma forma señaló y acusó a la Fiscalía del Estado por generar una atmósfera de criminalización en su contra, filtrando videos e información que sólo se encuentra en el expediente de la denuncia levantada después de los hechos. Denunciando que esta filtración la realizó la propia Fiscalía para confundir a la opinión pública mediante información amañada en algunos medios de comunicación.

El abuso sexual que sufrió después de salir de la Universidad de Guerrero, en Tlapa, no es una denuncia por cuestiones de género, sexo o condición social de una de sus atacantes, como se ha querido cuestionar en diferentes medios, ya que la denuncia no sólo es hacia los policías que la torturaron, sino el culpable de esa acción humillante fue el Estado, señaló. Calificó su caso como  un reto a la institucionalidad del Estado mexicano por haber sido agredida y revictimizada por las autoridades que les toca garantizar el libre tránsito por el territorio nacional, respetando su derecho a la justicia rápida y expedita.

Increpó el desinterés de  dichas autoridades en diferentes niveles, incluso el Gobernador priista Héctor Antonio Astudillo Flores el cual es encargado del Poder Ejecutivo del Estado, también señalado por ser responsable de este ataque ya que fue en su estado y con su policía estatal. Yndira comentó:

“Todas las personas involucradas por acción y omisión pertenecen o tiene relación alguna con las instituciones públicas, desde las personas que me privaron de la libertad ilegalmente, de mi libertad y detención con uso excesivo de la fuerza, quienes me torturaron y quien me violó sexualmente el pasado 16 de septiembre en el municipio de Tlapa de Comomfor, en la Montaña de Guerrero, las personas que filtraron e hicieron público los videos  que me desprestigian y criminalizan buscando desestimar  mi denuncia son parte de las instituciones y las personas que deberían rendir justicia para mi caso son también parte de esta institución. Hasta que hice publico mi caso, cinco semanas después de las agresiones en mi contra, hubo una reacción de las autoridades, lo hice público para visibilizar las intimidaciones, amenazas y condiciones que me ponen en situación de riesgo aun estado fuera del Estado de Guerrero y todas estas violaciones contra mi persona, como el allanamiento a mi casa, a mi auto que se encontraba en el interior del edificio en donde actualmente vivo, llamadas telefónicas a números privados que habilite después de las agresiones que viví en Guerrero.”

También señaló que el actuar de las autoridades se agilizó después de hacer de conocimiento público su caso, ya que su carpeta de investigación se canalizó a la Fiscalía de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, de la cual recibió una llamada, hace unas horas, en la que se le notificó de dicha canalización y de la actualización de las hojas del expediente de 200 a 208.

La contradicciones en el actuar de las autoridades en el estado de Guerrero y la Procuraduría hoy Fiscalía General del Estado de Guerrero son evidentes, pues públicamente indicaron que Sandoval no se ha presentado a ampliar su declaración, hecho erróneo que desmiente, asegurando que la última actualización de los hechos ocurridos en su contra datan con fecha 23 de octubre 2017 en la Procuraduría General de la República (PGR). También mencionó que la última actualización a su queja de la Comisión Nacional de Derechos Humanos data con fecha 24 de octubre del 2017, donde denuncia y solicita que se haga una medida cautelar por esta comisión, ya que los videos que están circulando en las redes sociales, guardan o deben guardarse bajo una cadena de custodia, siendo pruebas de las investigaciones en estos hechos.

Continua 

“Con esto quiero decir dos cosas, no justifico mi acto de prepotencia en este vídeo y de ninguna manera me enorgullece, lo que ustedes no vieron es cuando yo tuve que aseverar que no me iban a desaparecer después de varias veces que yo pregunte porque me detenían, cuál era el nombre de los oficiales y de qué se me acusaba, fui yo misma que solicité a todos los elementos del sexo masculino que se oficiara una elemento del sexo femenino porque conozco los protocolos de seguridad, porque me he apegado toda mi vida, por los menos 13 años de ella, a hacer defensoría de los derechos humanos, principalmente de las mujeres y por eso conozco los protocolos, tengo que decir que yo no denuncie a una mujer o una persona por su condición de género, sexo condición social o económica, a quien yo denuncie fue a un elemento de policía, como también tengo denunciado al Ministerio Público que se negó en no guardarme medidas cautelares aun que le dije que me habían cerrado la puerta y que nuevamente habían mandado traer a la policía municipal, sin impórtale que le recordé que Tlapa es uno de los 8 municipios que cuenta con alerta de género, aun cuando le dije que soy defensora de derechos humanos de las mujeres y que mis agresores provenían de las dependencias institucionales encargadas de velar por la seguridad pública, y que habían hecho presencia en la agencia del Ministerio Público del fuero común a petición de un ministerio publico después de que yo ya había asistido a la Fiscalía de Delitos  Sexuales ubicada en Tlapa y que el 16 de septiembre estuvo cerrada, y me dijeron que qué esperaba si era 16”.

 

Yndira Saldoval finalizó con lágrimas en los ojos, denunciando el escarnio al cual la ha sometido el Estado mexicano, la sociedad y algunos medios de comunicación.

Puntualizó que tras la publicación de una nota, el Estado ha mostrado sus “tentáculos y rostros que tiene” para poder subestimar, o tratar de callar, las voces de testimonios de lo que les ha pasado a las personas, principalmente a todas las mujeres que han decidido denunciar y evidenciar toda la ineptitud, incapacidad y lo que se encuentra debajo de las estructuras que deberían velar por la seguridad de la población y salvaguardar sus derechos. Principio que no se cumple, pues, en su experiencia como defensora, ha visto, documentado e identificado la violación en distintos temas de derechos humanos.

Por último destacó que ante los hechos desatados en su contra no sólo dará la lucha en México, sino también en organismos internacionales en defensa de los derechos humanos, reiterando lo comentado por el ex relator de la Organización de las Naciones Unidas, Juan Méndez, el cual aseguró que en México la tortura es generalizada, profundizando que las instituciones gubernamentales, fuerzas armadas y de seguridad pública son las que históricamente han atacado y violado de forma sistemática los derechos humanos con un enfoque principalmente hacia las mujeres en México.