La violencia contra la prensa es intencional y la impunidad también lo es: Articulo 19
Foto: Enrique Botello, Semanario ZETA

Foto: Enrique Botello, Semanario ZETA

Por Perseo Greco

Enrique Botello es un fotoperiodista que trabaja en Ensenada. Fue detenido el pasado 30 de agosto por la Policía Ministerial de Baja California bajo la acusación de rebasar la cinta preventiva que protegía y cercaba la zona donde se cometió un asesinato.

Botello señaló para este medio que llegó tiempo después de ocurrirdo el crimen para documentarlo, después de hacer dos disparos con su cámara fotográfica lo abordó un elemento de la policía municipal, le comentó que no podía hacerlo, Botello respondió que su labor era la de periodista y que estaba realizando su trabajo, además preguntó el por qué había dos cercos de seguridad, pues no lo comprendía. Al saber que poco podía captar, el periodista le mencionó al policía que se retiraría, no sin antes captar una tercera toma de los hechos, en la cual se ve la patrulla en primer plano y de fondo los elementos periciales que allí trabajan.

Fue en ese preciso momento cuando uno de los elementos grita fuertemente que sea detenido y corre hacia él para efectuar dicha acción, lo que sorprende a Botello ya que denuncia que jamás cometió delito alguno y no entró a la zona resguardada por la policía.

Al ser abordado por el agente se identifica y le reclama su presencia, le comenta que no puede tomar fotografías y que será detenido; el fotoperiodista le demanda una explicación por la inminente detención, el policía responde: “no puedes estar aquí, no puedes tomar fotos y te van a llevar”. Es de recalcar que la gente que circulaba por el área cercada tomaba imágenes desde su teléfono móvil, inclusive Botello pudo observar que un hombre levantó la cinta amarilla para pasar ya que distribuía carne fría.

El agente ordena al oficial municipal que “someta y suba a la patrulla” al periodista, sin importar que no había violado ninguna norma en el ejercicio de libertad de prensa y expresión. El policía municipal titubea de la orden que le da el agente pericial, pero se le insiste que actué contra el comunicador. Botello no opone resistencia por la reserva de ser violentado o agredido por la actitud de los policías y decide cooperar, así que esposado para ser trasladado, no sin antes ser revisado; de forma burlona el pericial pregunta si porta alguna “sustancia ilegal” a lo que Botello le responde una negativa. Amenazan que quizás la grúa se lleve la motocicleta que ocupa como trasporte de este fotoperiodista para desempeñar su labor.

Botello es trasladado supuestamente a una delegación, en el camino lo cambian de vehículo para ser presentado a la central de la policía, ahí le toman sus huellas dactilares, fotografías para ser fichado como si hubiese cometido algún delito.

Posteriormente lo presentaron ante un juez, a quien le señala que aún no entendía el porque de la detención, ya que no traspasó la  línea perimetral como lo testificaban los policías, aclarando estar en desacuerdo con la detención ya que nunca interfirió con la actividad de los peritos:

“Nunca di motivos para que se convirtiera en una acción incómoda y con exceso de violencia, fui esposado, incluso en dos ocasiones pedí que aflojaran las esposas, para mi esta detención tiene un significado muy grande, si este hombre en una situación aparentemente donde no sucedió nada actuó así, quiero pensar que en un hecho crítico su reacción como seria, su perfil y entrenamiento para que esta hecho.” 

 

Agosto negro para la prensa mexicana 

 

29 de agosto

Sólo unas horas antes de la agresión a Botello, se registró un ataque al reportero gráfico del Canal 66 en el cerco fronterizo, Pueblo Nuevo, en el avance de la construcción de la Garita, Mexicali. Los hechos se dieron cuando lo abordó una persona diciendo “túmbate con la cámara”, el reportero cuestionó el acto pero el agresor sacó un arma punzocortante y amagó al comunicador para que le entregara su cámara, despojándolo de su equipo fotográfico y emprendiendo la huida, con la velocidad se le cae el aparato, lo vuelve a sostener y sigue su marcha mientras el reportero gráfico sube a su auto y lo persigue, lo pierde entre las casa.

Posteriormente es apoyado por la Policía Municipal al marcar al 911, minutos después es encontrado su equipo de trabajo en manos de una segunda persona, al parecer el hombre que lo despojó entregó dicho equipo a esta segundo hombre.

Tanto el reportero como el involucrado fueron trasladados a la Procuraduría del Estado para determinar la investigación del robo, quedando el equipo en resguardo hasta el día siguiente, cuando fue entregado al comunicador, quedando detenida la persona involucrada. 

25 de agosto 

Alejandro Guerrero, corresponsal del Sur de Iguala, fue arrollado por un vehículo conducido a exceso de velocidad en el estacionamiento de la plaza llamada Tamarindos, el corresponsal fue lesionado mientras intentaba arrancar su motocicleta, impactada directamente por el conductor, testigos afirmaron que fue un auto tipo Ibiza de color gris, con más de tres hombres que escaparon velozmente en el mismo vehículo. Guerrero sufrió diversas heridas; fractura en brazo, clavícula y un fuerte golpe en el cráneo sin importar que portara casco ya que este también se dañó.

Ante los hechos el hermano de Guerrero se dirigió a una de las tiendas dentro de la plaza Tamarindos para pedir la cinta de video, recibiendo una total negativa bajo el argumento del gerente de que no estaban enfocadas hacia donde se generó el atentado.También reportaron que obtuvieron maltrato en la clínica del Seguro Social donde atendieron al comunicador, interviniéndolo después de una hora pese a la urgencia por lo grave de sus heridas.

24 de agosto

La reportera Norma Angélica Cortés corresponsal de MS Noticias, en Veracruz quien cubre la fuente policiaca fue atacada aproximadamente al mediodía del jueves 24 de agosto en los alrededores de la empacadora San Gabriel, a la altura del Libramiento, en el Ayuntamiento de Martínez de la Torre, de la propiedad del alcalde Rolando Olivares Ahumada, dedicada a la producción y exportación de limón no sólo en América si no también en Europa y Asia.

Este hecho de violencia se registró contra la corresponsal al cubrir el accidente de un empleado en esta empacadora, al verla captar la acción fue atacada, golpeada y sufrió despojo de su celular para que no documentara, por un hombre que le menciono que eran ordenes de su patrón.

Ante esta situación círculo en redes un comunicado de apoyo hacia la periodista por parte de sus compañeros

“Quienes formamos parte del gremio de periodistas, corresponsales y reporteros, condenamos la agresión de la que fue víctima Norma Angélica Cortés Molina, reportera de la fuente policiaca en MS Noticias, y demandamos a las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE) y al gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, que se esclarezcan los hechos de inmediato. En un estado donde no existen las garantías necesarias para ejercer el periodismo de forma libre y segura, donde se asesina a los reporteros y se coarta la libertad de expresión, exigimos a las instancias de justicia, encargadas de la investigación, que cumplan con su trabajo oportuna y responsablemente para que se encuentren resultados inmediatos en esta nueva agresión contra una reportera”

Minutos después su teléfono móvil fue devuelto por trabajadores del Ayuntamiento de Martínez de la Torre, no sin antes borrar lo filmado y el contenido para no publicar lo referente al accidente, acción de censura contra la libertad de expresión.

23 de agosto

En el mismo contexto de agresiones hacia la prensa, el periodista Humberto Padgett León reportó que fue encañonado con una arma de fuego, amenazado de muerte y violación, golpeado con una cacha en la cabeza resultando herido por narco menuditas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde este comunicador realizaba una investigación por la venta de diferentes droga en el espacio denominado frontón, dentro de Ciudad Universitaria. 

Después de estos hechos y darse a conocer por medio de diferentes medios y redes sociales un video que graba Humberto donde se escucha decir a uno de los agresores “¿sabías que te puedo dar un pinche balazo por esto?” la abogada general de esta máxima casa de estudios mencionó que presentó una denuncia ante la Procuraduría General de la República por la agresión hacia el comunicador y en un posicionamiento en el que se leía:

“La UNAM repudia la agresión contra Humberto Padgett por parte de individuos ajenos a la Universidad, transgresores de la ley, quienes ya han sido reportados en numerosas ocasiones ante la autoridad correspondiente. Es de lamentar el ataque sufrido por el periodista, quien cumpliendo con su tarea investigadora adquirió sustancias ilícitas y videograbó los hechos”

Este espacio estudiantil no escapa a la actual situación del país ya que se han registrado en diferentes puntos del campus universitario venta de droga, robos, agresiones, violaciones, desapariciones de estudiantes y hasta feminicidios perpetrados contra jóvenes mujeres que acuden a esta universidad, el caso más reciente es el de Lesvy Berlin Osorio asesinada el pasado 3 de mayo de 2017.

22 de agosto.

Cándido Ríos Vázquez del medio local Diario de Acayucan era un periodista que siempre se interesó por documentar y denunciar las injusticias de su Estado, cuentan sus conocidos, Ríos no tuvo la posibilidad de estudiar para ser periodista, su trabajo era empírico ante lo que veía, documentaba y denunciaba.

“Pabuche” como era conocido por sus amistades solo contaba con la secundaria terminada, era campesino, desde muy joven se interesó por las causas sociales participaba u organizaba protestas para exigir servicios públicos y apoyo para el campo.

“Cojeaba y arrastraba una pierna cuando el clima no le favorecía, los tendones se le contraían y decía que le causaban dolor. Caminaba por las calles de Hueyapan, entre cañales, veredas y montes, muchas veces con ayuda de un bastón, esto no lo detenía para silenciar su voz, llegaba hasta donde se registrara un hecho violento, sangriento o una protesta, allí estaba el” recuerda uno de sus colegas.

Fundó un pequeño semanario llamado la Voz de Huyepan, como lo hizo Moisés Sánchez, también asesinado en Veracruz. Tiempo después se integró al Diario de Acayucan como corresponsal y vendedor de periódico.

Ríos Vázquez fue asesinado aún contando con el Mecanismo para Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas implementado por la Secretaria de Gobernación (Segob), después que denunciara agresiones y amenazas de muerte por realizar su labor, siempre señalando al ex alcalde priista de Hueyepan de Ocampo, Gaspar Gómez Jiménez, por este motivo quedo bajo dicha protección en 2012, aun después de que el mecanismo se activó siguió sufriendo golpes, detenciones arbitrarias y amenazas de muerte.

Con conocimiento de causa en estos hechos se encuentra en registros oficiales los nombres de la entonces Coordinadora Ejecutiva Nacional del Mecanismo para Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, Sara Irene Herrerías Guerra, la Subdirectora de la Procuraduría General de la Republica (PGR) y Fiscalía Especial de Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), Isabel Antonio Canales Fuentes y el Concejero Presidente del Instituto Electoral de Veracruz,Lorenzo Córdoba Vianello con los siguientes folios AVP 135/2001, AVP 1028/2001, AVP 1029/2001, AVP 19/2006, CP 328/2011-1-2, CP 131/2012-2.1, AVP 144/2012, AV ACA 1/793/2012, FOLIO 2559, AVP 23/2015, AVP 28/2015 y UIPJ/DXIX/F4/583/2016 donde denuncia Cándido Ríos con su propias palabras los secuestros, intento de desaparición y ataques de la policía llamándolos “sicarios de la región” y al menos un intento de asesinato a manos del ex alcalde municipal Gaspar Gómez Jiménez, el cual lo arrolló directamente en 2015 con su vehículo en un camino de terracería por 200 metros aproximadamente, días después de su recuperación nuevamente fue agredido por Gómez Jiménez dentro del palacio municipal. 

Por este motivo Cándido levantó serias acusaciones que se leen en estos folios dirigidos a Enrique Peña Nieto y diferentes dependencias de justicia tanto municipal como federal, antes de que ocurriera su asesinato y mucho después de ser amenazado de muerte por este ex alcalde.   

Las acciones de omisión y complicidad de las autoridades han generado una atmósfera de criminalización e impunidad alrededor de los crímenes contra la prensa, en el caso de Cándido Ríos las declaraciones del Subsecretario de Derechos Humanos de Gobernación, Roberto Campa, quien tiene como aliado a Alfredo del Mazo Maza, impuesto como gobernador de Estado de México, apuntan a un intento más por desvincular el asesinato de este periodista de su profesión, pues éste declaró que “a quien realmente querían matar era al ex comandante policiaco, el reportero se encontraba en un lugar equivocado”, esto a raíz de que Ríos se encontraba con el ex inspector de la policía municipal de Acayucan y uno de sus escoltas.

En este nuevo crimen contra la prensa en el Estado de Veracruz, como en algunos casos más, se ha visto involucrada la policía o directamente la política mexicana, como fue en este caso ya que Gaspar Gómez Jiménez agudiza sus ataques en contra del comunicador al saber que había publicado, vía el Diario de Acayucan, las amenazas de muerte contra el regidor Leovigildo Ciau Medina días antes de su desaparición, lo que le costó más acoso, detenciones y golpizas por la policía de Gaspar Gómez, protegido por el ex gobernador Fidel Herrera.

“Ese ex alcalde lo mandaba detener, golpear, lo dejaron lisiado los policías de Gaspar Gómez, la última vez que fue detenido y encarcelado, a cada rato lo amenazaba de muerte. Hubo un tiempo en que dejó el periodismo por las amenazas de Gaspar Gómez, pero regresó, Pabuche era empírico, contaba con diez años y era uno de los más aguerridos”, termina de narrar Cecilio Pérez Cortés, director de Diario de Acayucan 

Días después del asesinato de Cándido, se inició la difusión en redes sociales de un video de Gaspar Gómez donde lo atacaba al periodista afirmando que era:

“Una porquería de hombre Pabuche y te lo juro como hombre que donde te encuentre ahora si nos vamos a romper la madre tu y yo, ya como te la partí una vez en el municipio, das asco desde que hablas tan corriente que se te ve al hablar. No es lo mismo estar señalando a mi persona por un seudo, un pelafustán como dice mi amigo el Puma, no veremos las caras eso si te lo puedo decir Pabuche bájale dile a la mariguana, metete a un centro de adicción yo te lo pago, te pago lo que cueste si son  300 mil pesos yo los pago para que te internen, te lo digo de corazón, yo soy el rey como dice José Alfredo Jiménez, soy el rey soy Gaspar, soy un rey y tengo el don de que la gente me busca y me busca y me busca, esta semana pasada puse tres cajas de muerto, gracias a los que me están viendo y escuchando, ojala tengamos un buen gobernante en Hueyepan de Ocampo, un gobernante que se entregue a la gente, un gobernante de 24 horas, que no diga no a las cosas, que cambie un poquito nuestro municipio como lo deje y saludos a todos mis amigos del face…a y por cierto el domingo corre mi caballo”.

La directora regional de oficina para México y Centroamérica de Artículo 19, Ana Cristina Ruelas comentó para Surco Informativo:

“Esta lista de periodistas asesinados en México no termina en un punto final porque hoy por hoy tenemos un 99.75 por ciento de impunidad que permite a los perpetradores continuar con un número de periodistas agredidos y asesinados, están tratando de informar sobre los grandes y altos niveles de corrupción de las 276 agresiones que se documentaron de enero a junio de 2017 incremento el 23 por ciento del 2016. De los 120 periodistas que fueron agredidos estaban investigando hechos de corrupción y política, otros 80 investigaban hechos de seguridad y justicia, es decir los periodistas que está tratando de dar cuenta a la sociedad de hechos de interés público son los que están siendo agredidos, la violencia contra la prensa es intencional y la impunidad de las agresiones contra ella también es intencional. Existe una política bien articulada entre diferentes niveles de gobierno e instituciones para detener los flujos de información para que la sociedad tenga muy poca información pública que les interese para tomar mejores decisiones”

Contrario a lo que se había pensado, la transición de Javier Duarte a Yunes no ha significado una disminución de agresión contra la prensa, solo para puntualizar el Estado de Veracruz. 

México es el lugar más peligroso para ejercer el periodismo, esto es a falta de la investigación e impunidad contra los perpetradores y funcionarios involucrados, como lo denuncia el informe “Violencia contra la prensa en México”, la organización pro libertad de prensa documentó que cada 15.7 horas se ataca a un periodista en nuestro país. Así mismo, en lo que va del año se han reportado 1.5 de agresiones diarias, 50.7 por ciento de las cuales son ataques realizados por funcionarios públicos