Este proyecto no nos interesa, no queremos negociar queremos que se retire esta obra: Pueblo de Xochicuatla
Foto: Perseo Greco/Surco Informativo

Por Perseo Greco

Xochicuatla, EdoMex. 24 de abril 2017.- Desde muy temprano la Policía Municipal, granaderos, Ejército y la Marina se concentraron en los alrededores de San Francisco Xochicuautla, invitados por una fracción de comuneros para cercar y resguardar la elección del Comisariado de Bienes Comunales en el pueblo de origen Otomí.

Dichos comuneros son afines a Grupo Higa, no se oponen a la venta de tierras e intentaron realizar la elección sin invitar a los pobladores que se encuentran resistiendo al despojo desde que les notificaron que se construiría una autopista que correrá de Toluca-Naucalpan y correría a cargo de la empresa que le regaló a Enrique Peña Nieto la “Casa Blanca”.

Pobladores en resistencia señalaron el “triunfo manipulado de estos comuneros”, así como la tensión que se vivió fuera de la reunión, pues esta fue cercada con vallas metálicas, vigilada en todo momento por un gran operativo policíaco, el operativo fue desproporcionado; algunos de estos policías caminaban con rifles de gas lacrimógeno, cuando sólo se encontraban fuera de este recinto algunos niños y en su mayoría gente adultas, pese a la situación no hubo conatos de violencia física ni enfrentamientos. También se le vio al Ejército y la Marina patrullando muy cerca del lugar donde se realizaba la elección.

“La reunión de hoy es de un cambio de Comisariado de Bienes Comunales ilegítimamente, se está realizando a puerta cerrada, sin invitarnos, lleno de granaderos, esto viola nuestros usos y costumbres, estas elección es del pueblo, tiene que ser interna, la cual se viene manipulando, esto es terrorismo de estado, esta policía está presente por invitación de los comuneros que están a favor de la venta de tierra, muchos de este Comisariado de Bienes Comunales no son de este pueblo, todo esto es un montaje por parte de Eruviel Ávila e insisto, lo que estamos viviendo desde unos años hacia acá no se puede llamar de otra forma si no terrorismo de estado”, concluye un integrante del Consejo del Pueblo Indígena de San Francisco Xochicuautla.

Se denunció que Enrique Peña Nieto y las autoridades del Estado de México tienen conocimiento de esta obra, por tal motivo se solicitó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) medidas cautelares, las cuales fueron solicitadas por el organismo para la detención de dicho proyecto. Desde que dio inicio la obra la presencia de cuerpos policiacos ha sido constate en respaldado a el personal de la empresa del Grupo Higa, esto a pesar que se encuentran fuera de toda ilegalidad, causando intimidación, hostigamiento y miedo a esta comunidad.

Con el decreto expropiatorio y la complicidad de empresas privadas, se ha generado un clima de discriminación, abuso, violencia, acoso y difamación para neutralizar la resistencia del pueblo Otomí que se niega a entregar o vender las tierras que como pueblo originario les pertenecen.

La resistencia y lucha del pueblo ñahtö en defensa del bosque y para evitar el despojo tiene más de 8 años, en el ámbito legal tienen amparos ganados los cuales parece no tener un impacto positivo para la comunidad al convertirse en letra muerta al momento de las incursiones policíacas: “este proyecto no nos interesa por la devastación de nuestro bosque, no queremos negociar queremos que se retire esta obra, ya han destruido cosechas y siembras, ya no queremos que lo hagan más".

Foto: Perseo Greco/Surco Informativo
Foto: Perseo Greco/Surco Informativo