“No somos del Estado”: responde la organización
Foto: Manuel Alejandro Palacios Altamirano

Aunque mi cuerpo estaba preso mi mente siempre estuvo libre: Roque Coca Gómez

Por Perseo Greco

Con información de Manuel Alejandro Palacios Altamirano

Oaxaca, Oax. 8 de mayo 2017.- Roque Coca Gómez abandonó el Centro Penitenciario de Etla, Oaxaca, el pasado 2 de mayo, quedando en libertad y absuelto de cargos. Mediante una conferencia de prensa el día 4 de mayo, señaló las innumerables violaciones a su proceso jurídico desde el momento que fue "secuestrado por el gobierno mexicano" ya que indicó no habérsele presentado ninguna orden de aprensión ni a él ni a las personas que lo acompañaban.

El mismo día de la detención fue llevado al cuartel general de la policía y después hasta la Ciudad de México, estando allí se da cuenta que es acusado de terrorismo y portación de bombas molotov, se le obliga a declarar y a las demás personas detenidas, sin embargo, Coca Gómez se apegó al Artículo 20 de la Constitución Mexicana y denunció que en ese momento se fue “armando la parte acusatoria de la policía vial, fue allí donde escuche que nos acusaban de terrorismo”.

Tiempo después fueron subidos a un avión, obligado a firmar muchos documentos y una lista con 12 personas para ser trasladados a un penal en el Estado de Nayarit y 13 personas más a Perote, Veracruz. El día 10 de junio, tan solo tres días después son llevados ante un monitor en el cual observan a un Juez para una videoconferencia y quedan procesados 17 personas, 8 de ellas se declaran indígenas y se suspende el proceso recién iniciado sin notificarles este hecho.

En agosto 2015 se le avisa que se otorgaba a la Procuraduría General de la Republica (PGR) 10 días para justificar su suspensión del proceso, con lo que quedaría inmediatamente en libertad o seguiría encarcelado. Indicó que al no tener culpabilidad alguna por los delitos que se le imputan la PGR actuó con “engaños y de manera amañada” valiéndose de personas que se dijeron participan en la organización Frente Popular Revolucionario (FPR), organización en la cual el no participa y muestran un comprobante de San Pedro Coxcaltepec Cantaros, su comunidad, donde señalan que se habla lengua indígena, se dice que no sabe leer, ni escribir, no comprende el español, lo cual no es verdad demanda Coca Gómez y como no hay traductor no le dan la libertad.

Denunció el uso de violencia física y psicológica desde el primer momento que fue detenido por la policía vial y la Agencia Estatal de Investigación (AEI), puntualizo la violación a sus derechos más básicos dentro del penal de Perote en Veracruz teniendo comunicación con su familia y sus abogados cada 8 días, solo por cinco minutos.

Estando nueve meses detenido es este penal federal y ante su traslado al Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) de Mengolí de Morelos en Miahuatlán, Oaxaca, siguen las agresiones físicas, que Coca Gómez llama “chicharrasos”, patadas, macanazos causando con este tipo de torturas una nueva fractura en dos costillas, vive alrededor de dos meses arrojando sangre por orina y evacuación, sin atención médica, durmiendo sentado por 15 días por la fractura, todo esto sólo por mencionar que su forma de pensar está apegada al Anarquismo. Meses después fue trasladado al Centro Penitenciario de Readaptación Social en Etla, Oaxca y apenas puesto en libertad.

Antecedentes de los hechos

Roque Coca Gómez fue detenido junto con un centenar de personas el domingo 7 de junio 2015 después de asistir a una protesta durante las elecciones federales en Oaxaca, en el contexto de la lucha magisterial-popular, por la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos en la noche del 26 de septiembre 2014 de Ayotzinapa y en contra de las “Reformas Estructurales” impulsadas por  Enrique Peña Nieto.

Al finalizar esta protesta Coca Gómez se retiró con dirección a San Jacinto Amilpas, tiempo después él y las personas que lo acompañan son detenidas con uso de violencia por la policía vial y la Agencia Estatal de Investigación (AEI).

Responde FPR

A través de un comunicado fechado el día de hoy, el FPR respondió que celebra la salida de Roque Coca, sin embargo, aseguró que al momento de su detención si formaba parte de las filas de la organización debido a un proyecto de vivienda, además de que se deslindan de lo dicho por Coca Gómez respecto a que ayudaron a mantenerlo preso:

Cuando es detenido, él y sus familiares definen seguir su propia ruta jurídica. De su declaración como indígena, los trámites de sus familiares, la capacidad de sus abogados y la actuación del nefasto juez Amado Chiñas, no son responsabilidad nuestra.” Dice el comunicado. Por último finalizan señalando que no son parte del Estado, como se asegura.