Quiero morir luchando porque nuestro pueblo tenga dignidad, asegura
Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

Por Lucia Joselin Muñoz


CDMX. 18 de marzo. en su primer conferencia de prensa en libertad, en las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C (Centro Prodh), la Comandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá, Guerrero, Nestora Salgado, agradeció a todos quienes hicieron posible su libertad por su apoyo y solidaridad: “el agradecimiento que yo tengo para cada uno de ustedes que me apoyó traspasó mi corazón, llegó a mi alma”.

Pero a su vez, pidió que ese apoyo se sume a la campaña por la libertad de los presos políticos, denunciando que hay 500 en México, y que ella seguirá su lucha con la policía comunitaria y por los presos políticos; pidiendo dar el siguiente paso por esos 500 presos políticos sumando la lucha de los diferentes estados.

Pidió exigir los derechos de los pueblos indígenas, de las policías comunitarias y, en ese sentido, también exigió la libertad de otros presos políticos como Samuel Ramírez Gálvez, policía comunitario, quien “es un niño que no tiene por qué estar ahí, no cometió ningún delito, solamente fue por traer un arma, pero un arma para defender la vida de su pueblo… un niño que no tenía ni 18 años y lo metieron en una prisión de adultos”, dijo Nestora con indignación en la voz. También recordó a los 43 normalistas desaparecidos, con quienes dijo haber compartido y que la noticia le llegó con mucho dolor, pidiendo la solidaridad con los padres.

Denunció también casos de madres que han tendido que enterrar a sus hijos despedazados y otros casos de injusticia y enérgica: “volteen sus ojos a los pueblos, volteen sus ojos a esa gente humilde”, agregando que es diferente verlo desde “la capital” el dolor de los pueblos de frente. También cuestionó la doble moral de los políticos, tachándola de vergonzosa.

Ante el caso de Miranda Wallace dijo: “que dios la perdone, que yo ya la perdoné” y agregó que las policías comunitarias no son delincuentes, sino padres de familia que se levantaron un día hartos de ver morir a los jóvenes, de las desapariciones y que sólo quieren seguridad para su pueblo; son el mismo pueblo que se quieren defender ante la miseria y necesidad que están pasando. "Nosotros estuvimos luchando por la dignidad de nuestro pueblo, aún a costa de nuestra vida. Me han preguntado si tengo miedo: sí tengo miedo, pero quiero morir en la lucha, quiero morir luchando porque nuestro pueblo tenga dignidad, porque nuestra gente sea oída, valorada”, y reiteró que ella no representa ningún partido político ni color, sólo al pueblo digno y luchador.

Hizo el llamado a los medios pues, “no llegan a los que los necesitamos”. Comentó que hay muchas denuncias que nadie voltea a ver por tratarse de gente humilde, de campesinos que no son escuchados: “no hay una voz para ellos, yo les pido a ustedes por favor que sí de verdad tienen el gusto por el periodismo y la comunicación, que volteen para nuestros pueblos necesitados, para nuestra gente que tiene muchas denuncias”.

Ante preguntas expresas sobre varias cuestiones, la Comandanta Nestora desmintió que su libertad esté condicionada a salir del país: “no salgo huyendo y no tengo por qué huir porque no me avergüenzo de nada”. Sin embargo aclaró que va a ir a Estados Unidos de América (EUA) a atenderse secuelas de salud, como un brazo en el cual está sufriendo mucho dolor, pero que regresará con la policía comunitaria y a luchar por la libertad de los 500 presos políticos en México. Ante la pregunta de si tenía miedo a la represión reiteró: “estoy dispuesta a morir por mi gente” y también pidió que Peña Nieto respete a los pueblos indígenas y la Ley 701.

“México necesita un cambio urgente, necesita que no estemos durmiendo, que no nos atonten con sus telenovelas, que no nos atonten con fútbol, que no nos atonte televisa, porque la verdad nos dejan fuera de la socialización y necesitamos socializar, a los niños tenemos que enseñarlos y enseñarles a que socialicen, no los tengan en su tabletita, porque el gobierno regaló felizmente tabletitas para todos los niños, es para tenerlos tontos señores. Ustedes administren el tiempo de sus hijos y no los enseñen a ser gente insensible y gente que no ponga atención en su país, porque este es nuestro país, nuestra tierra, el país que debemos de defender y por el que tenemos que luchar, y para esto necesitamos a todos que levanten la frente y levanten la voz, porque nos están dejando solos a los policías comunitarios. Yo les hago una invitación a los pueblos, a los países, a los estados que formen su policía comunitaria, es necesario…” dijo la comandanta quien, durante toda la conferencia mostró esa fuerza que la caracteriza, su voz no se quebró, su voz estuvo en todo momento llena de coraje, determinación y dignidad.

Entre otros, también participaron en la conferencia de prensa la hermana e hija de la Comandanta Nestora Salgado, quienes agradecieron de igual manera el apoyo de quienes se solidarizaron: “mi madre salió por ser inocente, no por permiso de nadie y salió por la ayuda de muchos de ustedes que están acá presentes”.

Otra de las intervenciones fue la de Giovanni Torres, Comandante de la Policía Comunitaria, quien ante la libertad de Nestora pidió “lleven a todos lados esta verdad que nosotros siempre levantamos” y dijo que la policía comunitaria es legítima y está dentro del marco legal, que ellos han decidido su forma de morir y esa es dándole seguridad a sus hijos y a su pueblo: “no hay otra opción que las policías comunitarias para darle seguridad a nuestros pueblos”, aseveró.

El Comandante torres también hizo un llamado a la organización y la unidad para la defensa del pueblo y aseguró: “no le pedimos al gobierno que nos dé, sino que nos deje vivir”. Agregó que hay que unirse a las luchas y no esperar a tener un hijo preso o desaparecido para luchar junto a los padres de los 43 normalistas desaparecidos, ni a que les quieran quitar sus tierras. “¡Hay que luchar!”, dijo.

Otras participantes fueron las esposas de presos políticos como Aucencia Onorato, esposa de Gonzalo Molina González, preso político en el Cerezo de Chilpancingo Guerrero, quien a través de una epístola celebró la liberación de Nestora y dijo: “el respeto a nuestros derechos será justicia”. Por su parte, la esposa de Arturo Campos Herrera policía comunitario, también preso político, afirmó que seguirán en pie de lucha por todos los presos de conciencia y que “para ellos la camiseta y la gorra de la policía comunitaria son sagradas y nadie, ni el gobierno nos las va a quitar”.