4 presos y más de 500 personas beneficiadas no encontraran justicia
Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

Por Lucia Joselin Muñoz

luciamunoz.surcoinformativo@gmail.com

Ciudad de México, 27 de octubre del 2016. Echan para abajo la Ley de Amnistía que prometía justicia para 500 personas víctimas de detenciones arbitrarias en la Ciudad de México, desde el 1 de diciembre del 2012 y hasta 2015 que llevan su proceso en libertad, así como para 4 jóvenes presos en procesos irregulares y violatorios a los derechos humanos, según la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) que ha emitido al menos tres recomendaciones al respecto.

Gabriela Hernández Arriola, mejor conocida como Luna Flores, indicaba la importancia de la aprobación de la Amnistía en primer término por la salida de los 4 activistas presos, pero como ex presa política también señaló su importancia como herramienta contra la impunidad de policías mentirosos que presentan falsedad de declaración, lo cual constituye un delito por el que deben pagar, pero además, contra los jueces por consigna, que encarcelan inocentes aún sin pruebas y en procesos violatorios de los derechos humanos.

Amanda Mejía, integrante del Comité Nacional por la libertad de los Presos Políticos, definía la Ley de Amnistía como un importante precedente a nivel nacional que sirviera de referente para otros estados, como el caso de Oaxaca, que tiene más de sesenta presos políticos. Así mismo recordó que la iniciativa fue principal y mayoritariamente ciudadana, por lo cual, los diputados que se llenaban la boca de decirse “representantes del pueblo” tenían la oportunidad de hacer valedero ese carácter representativo y legislar a favor de los ciudadanos, por lo cual ella espera que la votación en el pleno de la Ley de Amnistía se diera favorablemente y de manera unánime.

Sin embargo, luego de al menos 3 aplazamientos para la votación del dictamen, el pasado jueves 27 de octubre, cuando debía ser votado, los familiares de presos, así como ex presos políticos, se dieron cita desde ocho y media de la mañana a las afueras de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), esperando la votación favorable al dictamen, pero se dieron cuenta que algo comenzaba a marchar mal cuando no se les permitió la entrada al recinto legislativo para atestiguar la referida votación, por lo cual protestaron bloqueando el acceso al recinto.

Alrededor de mediodía, la diputada Rebeca Peralta León, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), subió a la tribuna para meter una moción suspensiva en contra del díctame de Ley de Amnistía, argumentando que la Ciudad de México era la ciudad de las libertades, donde no se ejercía ya la represión, que eso correspondía a tiempos “ya superados”.

La diputada perredista Peralta León, a quien se le ha acusado por fraude y por esa misma razón tiene tres averiguaciones en su contra (FIZP/IZP-8/T1/03809/13-12, FIZP/IZP-8/T3/03750/13-11 y la FIZP/IZP-8/T1/00215/14-01), ignorando las recomendaciones en derechos humanos realizadas por la CDHDF en materia de detenciones arbitrarias en la Ciudad de México, las cuales incluyen tortura, afirmó que en la ciudad gobernada por Mancera no existe persecución por motivos políticos y además dijo y recalcó que en la ciudad capital no hay presos políticos, acusó  que el dictamen tenía carencias y cuestionó las facultades de ese parlamento para aprobar una Amnistía.

Ante ello,  el legislador que preside la Comisión de Derechos Humanos, Luciano Jimeno Huanosta afirmó que si los argumentos vertidos por Peralta León fueran válidos, integrantes del PRD a quienes Luis Echeverría y López Portillo les concedieron amnistía se hubieran muerto en la cárcel, además increpó a la diputada que siendo parte de la Comisión de Derechos Humanos  ̶ que fue la que elaboró la propuesta de Amnistía ̶  sólo se presentara una vez y que no hubo participación de su parte. Así mismo indicó que dicha moción les sonaba a “congeladora” para el dictamen que se ha desarrollado en todo momento en el ámbito de lo institucional, además narró el proceso largo que ha tenido la iniciativa presentada por primera vez el 2 de octubre del 2015 y por tanto, aseguró que no se puede acusar que es una medida poco trabajada, poco razonada o que carezca de un fundamento legal sólido, ni que esté echa a la ligera o correspondiera simplemente a estrategia de partidos.

Por su parte el diputado César Cravioto de la bancada de MORENA, reprochó que mediante dicha iniciativa perredista se le permitiera a Gobierno de la Ciudad de México tener injerencia en la Asamblea y que con la votación a favor de la moción de suspensión no sólo estaba en juego la Ley de Amnistía, sino también la oportunidad de demostrar que la ALDF tiene soberanía ante ejecutivo de la Ciudad, por lo que lamentó que la mano oscura del jefe de gobierno y su consejero jurídico estuvieran detrás de la moción suspensiva dando línea a los legisladores del PRD. Además reprochó que se le negara ingreso al recinto a los familiares de los presos, a ex presos políticos y papás de los 43 normalistas de Ayotzinapa que los acompañaban, cuando minutos antes hasta mascotas habían ingresado para la votación de la creación de Instituto de Atención Animal.   

La discusión se extendió casi dos horas, sin darse una discusión profunda del tema, puesto que el alegato terminó siendo de acusaciones y descalificaciones entre partidos políticos, ya poco se mencionaba de la Ley de Amnistía o que los cuatro presos políticos llevan ya casi un mes en huelga de hambre y posterior ayuno. La última intervención retomó el tema, José Alfonso Suárez del Real reprochó a los legisladores de las bancadas del PRI, PAN y PRD que después de más de un año de proceso, a esas alturas le dieran un revés con la votación a favor de la moción suspensiva, dado que durante todo ese tiempo se revisó la iniciativa y se agregaron o quitaron cosas dependiendo de las observaciones de diputados de distintas bancadas, por lo que calificó el hecho de insultante.

Finalmente con 31 a favor, 26 en contra y 7 abstenciones se aprobó la moción suspensiva de la Ley de Amnistía, con lo cual 4 jóvenes encarcelados con procesos irregulares y más de 500 personas que siguen su proceso en libertad, no podrán alcanzar aún la justicia que la Ley de Amnistía prometía para ellos. Posteriormente, diputados que defendieron el dictamen del Ley en tribuna, se comprometieron a que en un plazo de 3 meses volverían a subir el dictamen a votación, sin embargo, la presión ciudadana es fundamental para que en verdad se legisle en favor del pueblo, afirmaron familiares de presos y ex presos políticos, ante lo cual llamaron a la ciudadanía a mantener su apoyo, vigilancia y presión para que se vuelva a subir la Ley de Amnistía al pleno y se vote favorablemente.