Represión y prisión en Calzontzin
La comunidad p'urhépecha de Caltzontzin, municipio de Uruapán, Michoacán

Por Heriberto Paredes

La comunidad p'urhépecha de Caltzontzin, municipio de Uruapán, Michoacán, fue escenario de un evento represivo, el pasado 24 de febrero de 2016, cuando la policía Michoacán junto con policías federales y elementos civiles llevaron a cabo un operativo con el fin de remover vehículos que estaban obstruyendo el paso. Las unidades estaban aparcadas en las vías del tren que se encuentran a la entrada de la comunidad, sin embargo, dicha situación no explica de manera alguna la violenciaa aplicada y la falta de diálogo para la resolución de un conflicto que va más allá de un bloqueo y que tiene que ver con los intereses que rodean una serie de terrenos de la comunidad y que el gobierno local trata de usar fuera de la ley.

De manera simultánea al operativo se llevaron a cabo 17 detenciones arbitrarias de personas que transitaban por el lugar sin que ninguna de ellas tuviese relación con el vehículo, la mayoría estaban regresando a sus casas o bien trabajando en los alrededores. Ningún cuerpo policiaco que participó en el operativo explicó el motivo de las detenciones ni mostró orden de aprehensión alguna, por el contrario, se usó la fuerza de manera excesiva e inclusive la policía golpeó a familiares de los detenidos con el fin de consumar la arbitrariedad. Según los testimonios de los presos, los elementos del orden orinaron en sus rostros mientras les gritaban insultos y les proferían amenazas contra sus familias.

Pocos días después de ocurridos los hechos, 4 de los detenidos fueron puestos en libertad aunque continúan con su proceso vinculado al de las otras 13 personas que continúan recluidas en

A partir de una denuncia de las familias agraviadas, difundida por la Red contra la Represión y por la Solidaridad, «la fabricación de delitos es la forma en que están siendo presentados ante los medios como delincuentes, acusados de ataques a las vías generales de comunicación y lesiones», situación que no es nueva ni en Michoacán ni en México, ya que existe una gran tradición de encarcelar personas que no han cometido delito alguno, violando de esta manera la presunción de inocencia, además de la libertad de tránsito y otras garantías individuales fundamentales.

«La policía no ha investigado nada, no han hecho nada para determinar realmente las responsabilidades en este operativo. Nuestros esposos no son delincuentes ni estaban cerrando el paso» afirma una de las esposas de los detenidos en una reunión con funcionarios del municipio de Uruapan, realizada a comienzos de esta semana; en dicha reunión, las familias expusieron cada uno de los casos y exigieron que se haga justicia en este caso.

Como trasfondo a esta situación de represión es la apropiación de terrenos comunales a manos de PEMEX, un comunero que asistió a la reunión con autoridades expresó que la policía violentó los derechos humanos desde el inicio y que todo esto era para violentar la zona y finalmente lograr el despojo de tierras que por resolución presidencial le corresponden a la comunidad y no a la paraestatal, «¿Con que nos recompensan, con golpes, obligándonos a declararnos culpables cuando los culpables son ellos?¿violando los derechos humanos desde el momento en que entran a la comunidad? sentenció el comunero.

Las denuncias de los excesos policiacos coinciden en que los elementos de las corporaciones entraron ilegalmente a las casas y lanzaron gases lacrimógenos al interior, golpearon injustificadamente a mujeres y hombres sin que tuvieran responsabilidad alguna. «Esto se resuelve con el diálogo, que bien dicen los gobernantes, me refiero a todos, municipal, estatal y federal, pero nada más lo dicen de palabra y en los hechos puros golpes», expresó otro comunero asistente antes de que un funcionario municipal le arrebatara la palabra.

Por su parte, uno de los funcionaros asistentes –que sólo se presentó como el enlace con la procuraduría estatal– comentó que se tenía que desarrollar el proceso penal «conforme a la ley» y que las opciones que tienen los detenidos son llevar alguno de los tipos de juicios orales existentes, el largo o el corto y que como resultado podían aparecer con antecedentes penales o resultar absueltos. No mencionó nada respecto al trasfondo de esta situación, ni sobre las acusaciones sobre el despojo de terrenos comunales. El desprecio del gobierno local y estatal es descarado.

José Alejandro Esquivel Álvarez, uno de los detenidos, se encontraba trabajando en su taller mecánico, ubicado a unos 50 metros del lugar de los hechos, en determinado momento tiene la necesidad de comprar un refacción en la comunidad y decide ir, al pasar por el lugar en donde estaba el operativo policiaco avisa a los elementos y estos le dan permiso, sin embargo, metros adelante es detenido por otros policias. Sin mediar explicación alguna José es detenido y a pesar de haber tenido el permiso de algunos policías, los compañeros de estos lo golpean y no hacen caso ni siquiera de la instrucción dada metros antes. Este es uno de los casos que muestran la falta de lógica de justicia que opera en las autoridades policiacas estatales y federales.

«Pedimos justicia y que esto se lleve a donde tenga que llegar, nosotros hemos dicho: no nos vamos a dejar ni vamos a torcer nuestro brazo a pesar de todas las humillasciones que ya les hicieron y quer les siguen haciendo. Y que venga la represión, no nos importa» expresa otra de las esposas de los detenidos.

 

La comunidad p'urhépecha de Caltzontzin, municipio de Uruapán, Michoacán

A continuación una lista con los nombres y la manera en que fueron apresados los detenidos de Calzontzin:

1. Daniel Pérez Anguiano 27 años taxista, le detuvieron cuando esperaba a que repararan su taxi en un taller eléctrico al momento que entró la policía a la comunidad.

2. Francisco Javier Rodríguez Amezcua empleado, fue detenido por documentar desde su trabajo las acciones de la policía, fue sacado de su trabajo por 10 policías.

3. Lorenzo Izaguirre Rangel 50 años mecánico, fue detenido cuando se encontraba trabajando al momento de su detención le sustrajeron $5000.00m.n. y una lámpara de trabajo.

4. Jorge Daniel Oros Cuin fue detenido cuando compraba una torta rumbo a su domicilio, fue golpeado con cascos de los policías.

5. José Luis Rangel Rangel, maestro en la comunidad de Peribán, le detuvieron cuando se dirigía a la comunidad de Peribán y pasaba frete al grupo de policías.

6. Humberto Fernando Romero Ramirez comerciante (padre) Josué Yair Romero Ortiz (hijo), Diego Guillermo Romero Ortiz estudiante (hijo). Fueron detenidos cuando salían de su domicilio rumbo a comer, cabe mencionar que su domicilio se encuentra a pocos metros de las vías del tren.

7.José Alejandro Esquivel Álvarez mecánico, salió de su taller que se encuentra a pocos metros de las vías, se dirigía a comprar refacciones cuando cruzó el bloqueo de la policía fue detenido.

8. José Artemio Zinzun Galván electricista, se dirigía a trabajar en su moto, fue impactado por una patrulla, perseguido y le dispararon balas de goma.

9. Juan Zavala Guevara contratista de aguacates, fue detenido cuando esperaba el camión, los policías lo golpearon para subirlo a la patrulla a pesar de que nunca ofreció resistencia.

10. José Jesús Belmontes Arrollo Estudiante y empleado de tienda de conveniencia, fue detenido cuando se dirigía a su casa al bajarse del transporte público y pasar frente al bloqueo policial.

11. Roberto Isidro Jiménez comerciante, se dirigía a visitar a su padre, en el camino fue detenido, al momento de su detención se encontraba acompañado de su esposa.

12. Juan Carlos Rangel Morales licenciado en educación primaria, se dirigía a Uruapan fue detenido al pasar enfrente de los policías y golpeado sin mediar palabras.

13. Angrey Raúl Gracia González policía auxiliar «velador» de barrio. Fue detenido frente al bloqueo de la policía cuando se dirigía a recoger un pedido de zapatos para las ventas que realiza su esposa .

14. Jesús Magdalena Chávez trabajador de la construcción, se dirigía a la tienda al ver el operativo regresó a casa, la policía ingresó a su domicilio por la fuerza, lo golpearon y subieron a la patrulla.

15. Ramón Ortiz Marín no tiene un trabajo estable, ayuda con bolsas, hace mandados, vende chicles y paletas, le detuvieron por que corrió al ver la represión (padece de sus facultades mentales).

(Información de la Red contra la represión y por la Solidaridad)