Encuentran 22 posibles positivos a los que ya se les da seguimiento
Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

Por Lucia Joselin Muñoz

El pasado 12 de mayo dio comienzo la Primer Caravana Internacional de Búsqueda de Desaparecidos en Vida, arrancando en la ciudad de Torreón, congregando la participación de familiares de veinticinco ciudades provenientes de doce estados de la república, quienes a lo largo de diez días realizaron  en Coahuila diversas actividades de búsqueda en vida de sus seres queridos y de las y los desaparecidos del país.

La Caravana surgió como idea durante la 3 Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, una hija buscando un padre, un padre buscando a una hija, quienes durante la Brigada se encontraron, “estamos buscando un padre y una hija y aquí vinimos a encontrar otra familia, otro padre, otra hija”, decían Jocelyn Orgen y Julio Sánchez Pasillas durante una cena en la Brigada en febrero de este año, donde informaban a los asistentes que platicando se habían dado cuenta de que la búsqueda de mujeres implicaba más cuestiones que buscar en fosas.

A las muchachas muchas a veces las tienen en trata, por eso hay que buscarlas vivas, explicaban, por lo cual habían decidido hacer un grupo de WhatsApp que enfocara los esfuerzos de búsqueda de mujeres desaparecidas de manera distinta, y así se vio nacer la idea de la Caravana, que originalmente se centraría en búsqueda y localización de personas del sexo femenino, pero que al alimentarse de más ideas y necesidades culminó en una búsqueda en vida de mujeres y hombres desaparecidos.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Durante la movilización en Torreón

Julio Sánchez Pasillas, Coordinador General de la Caravana, en entrevista para Surco Informativo, dijo que uno de los primeros objetivos de esta consistía en crear conciencia entre la sociedad sobre la problemática en torno a la desaparición de personas, apelando a que la gente que pueda aportar información sobre el paradero de sus familiares comprenda el dolor de las familias, es decir, sensibilizar a quienes tengan ese tipo de datos que son de suma importancia para acercarse a la respuesta de una pregunta que miles de familias se hace desde hace años ¿Dónde están?

Con una población que fluctúa entre los tres millones de habitantes, Coahuila es el séptimo estado donde hay más personas desaparecidas; mil 627 según el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas. Cifras que se relacionan a averiguaciones previas, carpetas de investigación o actas circunstanciadas del fuero común hasta el 31 de enero del 2017. Sin embargo, hay cientos de casos y familias sin denuncia, esto según el último Informe Sobre la Situación de Derechos Humano en México, realizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, señalando como una de las principales causas el actuar de las autoridades que intimidan a las familias o se niegan a levantar la denuncia con argumentos como “se fue con el novio”. El miedo también es un factor.

Pero para Don Julio y la Caravana, concientizar a la gente significa en parte la reconstrucción del tejido social de los pueblos y las ciudades:

“Todos sentimos miedo, sin embargo, si perdemos el miedo, si nos deshacemos de ese temor poco a poco vamos a ir poniéndonos en acción y ahorita es lo que estamos haciendo, sin miedo buscar a nuestros desaparecidos”

La mayoría de las familias que participaron en la Caravana además han realizado otras labores encaminadas a encontrar a sus seres queridos, pues en su mayoría pertenecen a colectivos cuya búsqueda ha estado centrada en restos humanos, pero Don Julio, retomando la idea que dio vida a la Carava,  asegura que existen las mismas posibilidades de encontrarlos sin vida que de encontrarlos vivos, y es en ese sentido que surge la necesidad de una búsqueda que no sea sólo bajo tierra, señaló.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Marcha en Torreón

Buscar en vida es una apremiante necesidad para quienes tienen un desaparecido, no se busca justicia ni venganza, sólo encontrar a la persona que hace falta, dice Don Julio, “nos hemos olvidado de la justicia, no buscamos venganza porque eso nos envenena y paraliza para encontrar a nuestros seres queridos”, agrega que para las familias esos conceptos han quedado rebasados, pues en su andar se han dado cuenta que tienen que renunciar a la justicia para poder encontrar a sus desaparecidos.

La nombrada Caravana Internacional de Búsqueda de Desaparecidos en Vida, dio comienzo en la Ciudad de Torreón, el primer municipio de cinco que visitaría en Coahuila. Sus labores empezaron con un acercamiento a universitarios de la Escuela de Ciencias de la Comunidad en la Universidad Autónoma de Coahuila, ante los cuales los familiares compartieron sus testimonios y pidieron a los jóvenes hacer conciencia de los riesgos que hay a su alrededor: la cuestión no es vivir con miedo, sino cuidarnos entre todos, dijo el presbítero Carlos Aurelio Ramírez, acompañante de la Caravana, durante una dinámica en la que hizo ver que muchas veces no se conoce a quien se tiene  lado.

Las familias también  aprovecharon para pedir el apoyo de los universitarios en general pues, según afirmaron, les hace falta que se sumen muchos conocimientos a la lucha por encontrar a sus seres queridos. Al final los estudiantes realizaron preguntas a los familiares y se acercaron para poder observar las lonas de las personas desaparecidas y tomar fotos para ayudar a difundir.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Jonathan Reinhard (estadounidense) busca a su esposa Jenny Chen (china), desaparecida en Oaxaca

Posteriormente la Caravana visitó la Catedral de Nuestra Señora Del Carmen, donde el Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, realizó una homilía por las personas desaparecidas en la cual hizo un llamado a la solidaridad con los familiares de personas desaparecidas, pronunciándose contra la corrupción de las instituciones:

“Las personas desaparecidas violentamente en este contexto, no sólo son hijos e hijas de las familias que hoy lloran, muchas veces con desesperanza su ausencia. Ellos llevan nuestro apellido; son laguneros, coahuilense, mexicanos; no se los arrebataron a sus familias; nos los quitaron a todos; ellos forman parte de nuestra gran familia; son nuestros hermanos y hermanas que fueron privados violentamente de su libertad y hoy no están a nuestro lado"

Denunciamos la desaparición forzada, el secuestro y la extorción como crímenes horribles que paralizan el presente e hipotecan el futuro, y nos pronunciamos en contra de toda forma de corrupción e impunidad, ya que terminan convirtiendo a las instituciones en cómplices del mal que ellas deben combatir.”

La Caravana partió después a la Alameda Zaragoza, punto del cual marcharon rumbo a la Plaza de Armas, durante el recorrido se llamaba a la ciudadanía en general a observar las fotos de los desaparecidos, a ayudar a encontrarlos. Entre consigna y consigna, se hizo pase de lista de desaparecidos de todo el país: “¡presente!” gritaban las familias después de cada nombre “porque es una forma de hacerlos presentes y traerlos con nosotros, decirles donde estén que los buscamos” dijo Jocelyn Orgen, quien busca a su papá Marco Antonio.

Para finalizar el primer día, la marcha arribó a la Plaza de armas, donde las familias colocaron en el piso las lonas y fotografías de sus seres queridos y pidieron de nueva cuenta a los transeúntes que vieran los rostros de sus hijos, de sus padres y sus hermanos, para que pudieran ayudar en su localización, haciendo énfasis, de ser el caso, en aportar datos que ayuden a terminar con el dolor de una familia. Con ese fin se repartían unas tarjetas con números a donde se pude dar información que los integrantes de la Caravana señalaron se manejara como confidencial. A la par, se realizó un “semáforo rojo” donde las familias aprovechaban cada alto de autos para pararse frente a los carros y repartir tarjetas.

Por último soltaron globos blancos con el nombre de su familiar, así como un mensaje para el hijo, la hija o el padre ausente, esperando que el viento les lleve hasta donde estén la esperanza de saber que los buscan. 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Tarjeta con números de contacto para aportar información anónima

El día 13 de mayo las actividades comenzaron desde muy temprana hora con una visita a la Subprocuraduría de Atención a Personas Desaparecidas No Localizadas de Torreón, Coahuila, donde las familias pudieron acceder a archivos de personas “NN”, conocidas también como “no identificadas”, para corroborar que alguno de sus desaparecidos no se encontrara entre los cuerpos sin vida sin identificar.

Por la tarde, de manera simultánea se visitaron dos centros carcelarios, uno femenil y otro varonil, esto con la finalidad de que algún reo pudiera aportar dados que llevaran a la localización de algún desaparecido, así también para verificar que ninguna persona en estos lugares estuviera bajo un nombre falso o incomunicado de su familia. A la par, un tercer grupo visitó un centro de regulación sanitaria, donde se observaron fotos de trabajadoras sexuales para poder identificar si alguna de las hijas buscadas pudiera encontrarse en situación de trata de personas.

Con acciones similares, la caravana recorrió otras cuatro entidades de Coahuila, pasando por Saltillo, Monclova, Allende y Piedras Negras, donde se sumaron personajes como Raúl Vera, quien además de oficiar misa por los desaparecidos y sus familias, marchó junto con la Caravana en Saltillo, otro sacerdote que dio su apoyo a la Caravana fue Adolfo Huerta Alemán.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Revisión de "NN" o personas no identificadas

En Monclova se suscitó un incidente durante la marcha realizada en el lugar, con dos sujetos, uno de los cuales se presentó como periodista, lo cual le permitió obtener algunos datos de integrantes de la Caravana, pero la gente comenzó a sospechar de él, por lo cual le pidieron se identificara, a lo cual se negó, por lo que se pidió su detención. Ante su posible traslado los familiares de personas desaparecidas se opusieron, pues se habían percatado de que en secreto les había pasado una clave a los municipales y parecían tener urgencia en retirarlo del lugar.

Ante ello, se indicó que lo único que querían era ver el contenido de su teléfono celular y que esos datos fueran borrados, por lo cual se le retiró el aparato, el cual quería ser llevado por los municipales junto con el sujeto, pero ante la falta de confianza se pidió revisar ahí mismo el contenido de los archivos, en los cuales se encontraron fotos del sujeto en traje militar, por lo que se pidió apoyo de la Policía Federal para su traslado. Posteriormente se le identificó como integrante de la SEDENA y se corroboró que envió fotos al C4, con mensajes como “ese es el puto de derechos humanos”. 

El otro sujeto que lo acompañaba se identificó en el lugar con credencial del ejército y se le permitió retirarse luego de que el contenido en su celular referente a la Caravana fuera borrado. Cabe destacar que no fue el primer incidente al respecto, la Caravana fue asediada también en Torreón por un sujeto al que se le identificó como militar y el Saltillo dos sujetos que merodeaban la movilización “con todo cinismo se identificaron como agentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional conocido como Cisen.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Militar que se hizo pasar por periodista

El paso de la Caravana por Allende fue significativo, debido la desaparición masiva de al menos 300 personas en la primavera de 2011, que posteriormente fueran asesinados y quemadas con diesel o disueltas en ácido, según confesara José Luis Rodríguez, El Pollo. Actos perpetrados por la organización delictiva “la letra”, también conocidos como los Zetas, quienes al mando de Mariano Millán Vázquez desataran una ola de violencia en aquel año, que dejará ese saldo en lo que se ha llamado la “Masacre de Allende”.

La entidad a la llegada de la Caravana parecía un pueblo fantasma, apenas unos pocos transeúntes se veían por los caminos y negocios de la cuidad de una  población registrada en 2015 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de 22 mil 654 habitantes. Aun así, la Caravana marchó por las calles de Allende rompiendo el silencio, pues fue más de uno quien al finalizar la movilización se decidió a hablar por el micrófono para denunciar la situación de los desaparecidos en ese lugar, pues, según el testimonio de una madre, “aunque la situación ya no es como antes, aún siguen desapareciendo personas en nuestro Allende y eso debe parar”.

Una marcha que culminara en las inmediaciones del Puente Internacional No. 1 fue el último acto de la Caravana. Ahí un gran espectacular anuncia “Piedras Negras es la frontera más segura de México y la 5ta ciudad más segura del país”, sin embargo, las madres coahuilenses con un hijo desaparecido no están de acuerdo con la afirmación, así lo hicieron saber al micrófono en la compartición de sus testimonios dos madres.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
"Te buscaremos, hasta encontrarte no pararemos, hasta el fin del mundo te buscaremos" gritan madres en Piedras Negras

Tal fue el caso de la señora Hortensia, quien forma parte del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, de la Secretaría de Gobernación, debido a que su hijo fuera desparecido por el Grupo de Armas y Tácticas Especiales en 2013, a raíz de lo cual ha recibido varias amenazas y aunque ha logrado que se encarcelen a varios de los responsables, no ha podido dar con el paradero de su hijo, ni se siente más segura en Piedras Negras, aseguró en su testimonio.

La señora Aracely por su parte, dijo que la última vez que se vio a su hijo éste había sido arrestado por policías, y fueron ellos mismos quienes en un anterior arresto le abrían torturado al grado de perturbarlo irreparablemente:

“Todo lo que las autoridades dicen, mienten, mí me dijeron que me correspondía aportar los datos para la averiguación, los he aportado pero nunca han hecho nada, incluso el Gobernador del estado se ha burlado de mi persona, de los derechos humanos y de la ONU… tenemos miedo como todos los tenemos pero yo creo que aquí ya no hay que ser cobardes, en mi caso había todas las evidencias para solucionar el caso y no lo hicieron … ¿están contentos con el anuncio que dice aquí el gobierno? Es una burla lo que el gobierno hace de nosotros, un pequeño delincuente por un chicle lo hacen grande y lo mandan a la cárcel,  pero ¿qué de los grandotes, dónde están? Nosotros no buscamos culpables, simplemente que los gobiernos nos respondan, por eso ahora les digo se acercan las elecciones, piensen muy bien lo que van a hacer y no cáiganos otra vez en el error de que estamos escogiendo malos ciudadanos para que vengan y hablen de que todo es muy bonito, todo está tranquilo y que estamos en la frontera más segura, en sus manos, lo dejo porque si ustedes quieren van a decidir su futuro, esto es la prueba más grande que tenemos, ver todos estos desaparecidos que un día los vimos partir y jamás los hemos visto regresar, y hasta ahorita si hay aquí alguna persona que el gobierno le haya dado respuestas quiero que me lo diga, porque a mí no me han dado ninguna solución, sólo vueltas y vueltas y ahí voy a seguir buscando” termino.

La Caravana concluyó así, en una segunda entrevista posterior al fin de la Caravana, Julio Sánchez Pasillas hizo un recuento de donde la calificó como un éxito, pues encontraron veintidós posibles positivos, llevándose, en su parecer, un sin número de experiencias y aprendizajes.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Saltillo, Coahuila.

Sin embargo, segura que los trabajos de la Caravana no han terminado, pues no sólo ha sido importante el logro de hallar veintidós posibles positivos, sino también es igual de importante llevar el seguimiento para poder descartar o confirmar las identidades de las personas que logró ubicar la Caravana, de las cuales 4 fueron en el Servicio Médico Forense, con lo que, de ser el caso de confirmar identidades, la Carava habría encontrado dieciocho posibles positivos con vida, es por eso que Julio Sánchez ya ha comenzado el seguimiento de las carpetas de investigación, comenzando el Saltillo el día de ayer 24 de mayo, pues para él no hay tiempo que perder.

El haber sembrado conciencia entre los ciudadanos, romper el silencio, incitar abandonar el miedo es un gran logro que se lleva la Caravana y que señala Don Julio, al respecto, en los siguientes días impulsaran en redes un llamado a “adoptar un desaparecido”, con lo cual pretenden que la sociedad apoye, difundiendo a personas desaparecidas ya sea en redes sociales, imprimiendo las imágenes y llevándolas a sus centros de trabajo, pegándolas en su caro, en su casa. La idea aún se desarrolla, sin embargo, es parte de los trabajos que la Caravana tendrá, junto al seguimiento, como permanentes, asegura Don Julio.

Y ¿qué es lo que sigue para la Caravana?, un arduo trabajo, señala su Coordinador, además de que, ya se piensa en una segunda incursión que podría realizarse en el estado de Oaxaca, pues la Caravana ha despertado en las familias la esperanza de poder buscar y encontrar con vida a sus seres queridos y no sólo en fosas, aunque para él todos los esfuerzos por encontrar a un desaparecido son igual de valiosos, finaliza.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo
Llega a su fin la Caravana de la esperanza, pero sus labores continúan