Reportaje de un proceso irregular
Foto: Facebook Te Buscamos Belén
“A las autoridades se les tiene que cuestionar directamente, dicen que los datos que proporciono mi hermana están resguardados para ellos solamente, desconozco esta actitud que dicen ha tomado mi hermana, ella no era así, para nosotros es un comportamiento nuevo y extraño” hermano de Belén Cortés

Por Perseo Greco y Lucia Joselin Muñoz

¿Dónde está Belén? se preguntan su familia y amigos desde el pasado 29 de abril, cuando la estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) no volvió a su casa después del trabajo, por lo que la familia reportó a Belén Monserrat Cortes Santiago, de 19 años de edad, como desaparecida.

A raíz de lo cual, amigos de Belén con acompañamiento de sus hermanos, tres de los cuales también son estudiantes de la UACM, comenzaron a hacer visible en la universidad y zonas aledañas está desaparición, realizando brigaderos informativos y de búsqueda, convocando a la Comunidad Universitaria a unirse a las acciones para localizar a su compañera.

Así es como el 18 de mayo estudiantes, académicos y el propio rector de la UACM se reúnen en el domo del plantel San Lorenzo Tezonco, donde Belém está inscrita, para organizarse y buscarla. Es ahí que se informa que la Universidad ha brindado su apoyo como institución a la familia de Belén en el área legal.

Entre los acuerdos tomados aquel día figuraba una conferencia de prensa para el 22, dos brigadeos en Iztapalapa, uno a las 10 y otro a las 15 horas para el día 23, una marcha general hacia la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) y la colocación de mantas o lonas con el rostro de Belén, así como una siguiente reunión organizativa para el 25 de mayo. 

Foto: Facebook Te Buscamos Belén
Asamblea realizada el 18 de mayo. Foto: Facebook Te Buscamos Belén

Estudiantes y profesores realizaron los brigaderos y posterior marchan el día 24 de mayo, partiendo del plantel Centro Histórico de la UACM hacia las instalaciones de la PGJ-CDMX, donde una comisión de la universidad entró, junto a la familia, a hablar con las autoridades sobre el caso de la estudiante desaparecida, donde se exigió mejorar la investigación y se acordó reforzar las acciones de búsqueda.

Sin embargo, al día siguiente por la mañana, Rodolfo Ríos Garza, Procurador de Justicia de la Ciudad de México, informó lo siguiente:

“El día de hoy por la madrugada, CAPEA [Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes], a través de la policía de investigación, localizó a Belém Monserrat Cortes Santiago, mayor de edad. Ella se encuentra bien, no fue víctima de delito; decidió ausentarse voluntariamente de su domicilio, las personas de su confianza tenían conocimiento de ello, y en respeto de su privacidad nos reservamos mayor información” luego de lo cual se retiró sin aportar más información.­­

La primera reacción de miembros de la comunidad fue celebrar la aparición, sin embargo, pocas horas después se enteraron que a la familia no se le dio aviso formal de la situación, por el contrario, el Procurador realizó dichas declaraciones sin antes informarles sobre la presunta aparición de la estudiante.

La alegría por lo que se creía era la aparición de Belén duró poco, pues la familia aseguró que sólo una foto de mala calidad y en blanco y negro fue la “prueba” que presentó la autoridad para respaldar su versión de la aparición de la mujer, sin embargo, aseguraron, que nadie había visto a la estudiante y que, además, no les habían aportado mayor información sobre el paradero de la joven, amparando la negativa de información en el “respeto a la privacidad” de la estudiante quien es mayor de edad, por lo que la pregunta ¿Dónde está Belém? no fue, ni ha sido respondida por las autoridades, pese a ello institucionalmente la UACM respaldó la versión del Procurador.

Algunos integrantes de la Comunidad Universitaria, expresaron su preocupación al respecto:

“Belén y Lesvy (sic)

Ayer por la mañana el procurador de la CDMX informó escuetamente la aparición de Belén, estudiante de la UACM, aun sin informar a la familia de las "profundas investigaciones" realizadas. El punto es que dichas declaraciones contrastan entre sí, primero dicen que fue encontrada en Hidalgo y segundo que se presentó por su propio pie, ¿por fin? ...

La "otra afirmación" es que se "ausentó por su propia voluntad" sin abundar más para aclarar de qué habla, el colmo en la tarde la familia se presenta en las oficinas de la procuraduría y solamente le informan lo dicho y le presentan una fotografía ...

Al igual que el caso de Lesvy, (sic) asesinada en la UNAM, las declaraciones apuntan a inculpar ambas muchachas, la realidad es que no sabemos a ciencia cierta que pasa, ¿dónde está Belén?, ¿Quién y por qué motivos asesinó a Lesvy?, (sic) ¿nos tragaremos el cuento que las miles desaparecidas y asesinadas son víctimas de novios despechados? ...”

Dijo el profesor de la UACM Joel García en su cuenta de Facebook. María Jiménez, maestra de Belén, del mismo modo expresaba:

“Ayer conocí a la familia de Belén. El abrazo de su madre me ha llenado de dolor y rabia, porque a través de su llanto confirmé que Belén NO está con nosotros. Belén NO está con su familia, ni con sus amigas, ni con sus profesores, ni con sus compañeros universitarios. Quien dice lo contrario es un embustero.

El procurador Rodolfo Ríos y su gente afirman que Belén se ausentó por voluntad propia y alegan que es prioritario salvaguardar su derecho a la privacidad. En el imaginario de la PGJDF, (sic) Belén está en la “certeza jurídica” de un legajo inerte. El rector Hugo Aboites, replicando al procurador, informa a la comunidad que “Belén Montserrat Cortés Santiago está con nosotros, sana y salva.”

Ríos y Aboites hablan como si no supieran que en México existe trata de personas, que las mujeres son secuestradas y asesinadas por ser mujeres. Ambos saben que las mujeres no estamos seguras ni cuando estamos acompañadas. ¿Cómo se atreven a decir que Belén está segura? Belén NO está con su familia, ni con sus amigos, ni con sus profesores, ni con sus compañeros universitarios. Completamente aislada, Belén no está a salvo.

No creo en los comunicados de Ríos y Aboites; no dan garantía alguna. Porque la confianza institucional sólo se gana con respeto a la genuina preocupación por la familia y la comunidad universitaria. La PGJDF (sic) ha violado los derechos a la verdad, información verídica y transparencia a la que está obligada cómo institución. El rector se ha precipitado a adoptar la versión oficial y con ello ha faltado a su responsabilidad de buscar la verdad sobre el paradero e integridad de Belén.”

Foto: Facebook Te Buscamos Belén
Brigadeos realizados en búsqueda de Belén. Foto: Facebook Te Buscamos Belén

­­­­­En un comunicado de la Comunidad Universitaria

• Tomamos con reservas lo dicho por el Procurador capitalino el día de hoy 25 de mayo de 2017 ante los medios, en donde afirma que Belén “se ausentó por voluntad propia, está bien y asegura que sus personas de confianza sabían de esa decisión”. Por qué:

a) Porque no sabemos ni su situación personal ni las condición en que se encuentra;

b) Porque abre la posibilidad de minimizar los casos de desaparición en esta ciudad y en todo el país;

c) Porque no reconoce el trabajo de solidaridad de la comunidad universitaria y de los colonos que ayudaron en su búsqueda;

d) Porque, una vez más, el discurso de las autoridades en este país criminaliza, victimiza y responsabiliza a quien vive o puede vivir una situación de violencia en este país.

• Por lo tanto, no permitiremos que la dignidad de Belén y de la comunidad universitaria sea lastimada. Por lo que invitamos a toda la comunidad a frenar la escalada de revictimización hacia nuestra compañera, emprendida por algunos medios de información y por la declaración ambigua de la Procuraduría;

• Seguiremos al tanto de lo que sigue con el asunto de Belén como otros que aparezcan y que intenten lacerar a nuestra comunidad, porque “Nada humano nos es ajeno”.

Llamamos a:

Primero.- Llevar a cabo una conferencia de prensa donde la administración de la universidad aclare todo el asunto de nuestra compañera Belén hasta su aparición con vida, y

Segundo.- Sumarse a la Marcha nacional del 30 de mayo, en el marco de la Semana Internacional del Detenido Desaparecido, a las 10:00 horas que partirá de la Secretaría de Gobernación a la Fiscalía Especializada de Búsqueda de Personas Desaparecidas.

Sin embargo, luego de dar por buena la aparición de Belén, a quien nadie ha visto, institucionalmente la UACM no ha respondido. Ante los hechos, estudiantes y académicos preocupados por las condiciones de la presunta aparición de Belén, se dieron a la tarea de juntar firmas en torno a un documento que exige a la PGJ-CDMX evidencias de que la estudiante está bien, pues aseguran que las declaraciones de Ríos Garza no son suficientes ante la irregular manera en que se ha dado la noticia y la información a la familia.

También convocaron para una nueva marcha el pasado primero de junio, ese mismo día la familia Cortes, en conferencia declaró que tanto el Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA)  — que ya que cerró la carpeta de Belén— como la PGJ mienten sobre la aparición de Belén, obstaculizado en todo momento la búsqueda para encontrarla, así mismo señalaron que las autoridades no han proporcionado más información que la fotografía de ella en blanco y negro poco visible y lo dicho por Ríos Guzmán a los medios de comunicación del supuesto hallazgo.

Foto: Facebook Te Buscamos Belén
Marcha realizada por estudiantes y académicos de la UACM. Foto: Facebook Te Buscamos Belén

Tras la conferencia, los padres y hermanos de la estudiante, realizaron una concentración en el plantel Centro Histórico de la UACM y la programada marcha con dirección a la PGJ-CDMX para entregar el oficio antes referido con alrededor de 400 firmas de diferentes maestros, alumnos, colectivos y organizaciones sociales. Después de que éste fuera sellado con la leyenda de “recibido”, la familia se reunió con Carlos Rodríguez Campos, el Director General a Atención de Víctimas del Delito, aproximadamente hora y media después, el señor Benito Cortes, padre de Belén, informó que la dependencia no aportó ningún dato concreto para dar con el paradero de su hija y que la familia Cortes continúa con la “misma incertidumbre”, en palabras de su hermano César Cortes:

“Quedamos con la misma incertidumbre, quisiéramos argumentar que nos mencionaron que por ser mayor de edad se tiene que respetar la privacidad de mi hermana, pero nosotros quedamos con esa incertidumbre de donde está, este criterio es el que se tomó, los datos que ella proporciono en su declaración ante autoridades, no sabemos si ella está bien, ellos se respaldan bajo una fotografía que nos mostraron, mencionan que está bien, y nosotros como familia quedamos con la misma incertidumbre, con una sola fotografía no estamos certeros si ella se encuentre bien, queremos que nos presenten físicamente a Belén para estar tranquilos y ver que efectivamente ella se encuentra bien”.

Y puntualizó:

“A las autoridades se les tiene que cuestionar directamente, dicen que los datos que proporcionó mi hermana están resguardados para ellos solamente, que a nosotros no se nos proporcionara nada, desconozco esta actitud que dicen ha tomado mi hermana, ella no era así, para nosotros es un comportamiento nuevo y extraño, es por eso que crece esa incertidumbre de dónde está, dónde se encuentra, si está bien, esto es lo que expondremos en la Comisión de Derechos Humanos.”­

Las irregularidades

Al menos tres irregularidades señalaron los padres de Belén durante la conferencia de prensa 1) no comunicarles cuando Belén presuntamente se presentó a las oficinas del CAPEA, siendo ellos los denunciantes, 2) informar primero a los medios de los hechos que a la familia y 3) aceptar la declaración de Belén sin identificarse debidamente y no detenerla hasta que algún familiar se presentara a identificarla.

A esto se sumó el hecho que Eunice Beatriz Castañeda Ávila, Directora General de Derechos Humanos de la Procuraduría, se presentó con la familia como parte de la Comisión de Derechos Humamos del Distrito Federal (CDHDF) el pasado jueves 1 de junio.

Ante los hechos y la falta de certeza en el actuar de la PGJ-CDMX, la familia de la estudiante desaparecida realizó la solicitud expresa a la CDHDF de iniciar una queja para aclarar e investigar que Belén Montserrat Cortés Santiago está bien y decidiendo de manera libre su actuar. Adicionalmente se entregó  a la Comisión el informe de las brigadas de búsqueda; la carta entregada a la PGJ y la denuncia hecha por la familia.

Foto: Perseo Greco/Surco Informativo
Movilización y entrega de más de 400 firmas exigiendo la aclaración del paradero de Belén. 1 de junio. Foto: Perseo Greco

El Protocolo homologado para la búsqueda de personas desaparecidas y la investigación del delito de desaparición forzada, de cumplimiento obligatorio desde 2015, establece en su apartado 4, que si la persona desaparecida es encontrada con vida se debe fijar fecha, hora y lugar para la toma de declaración, así mismo, la solicitud de intervención de diversas autoridades de ser necesario.

También establece a voluntad de la persona aparecida, la valoración médica, psicológica y forense de la persona localizada. Inclusive el numeral 4.1.9 del apartado citado, establece que:

“De no existir riesgo para la seguridad de la persona localizada, el AMP [Agente del Ministerio Público] federal o local notificara a los familiares para el restablecimiento del lazo y se realizará el reencuentro entre la persona localizada con vida y familiares o personas legitimadas”

Dicho protocolo establece que salvo en circunstancias que impliquen riesgo para la seguridad de la persona encontrada con vida, no se realizaría la notificación a la persona denunciante de esta.

¿Existió una valoración física y psicológica de la estudiante? ¿Existe algún riesgo para su seguridad si la familia conoce su paradero? ¿Por qué las autoridades no propiciado el reencuentro entre los familiares y la Belén? Son preguntas que surgen al revisar el Protocolo y ante la secrecía del paradero de la joven, será ahora la CDHFD la responsable de dar trámite a las inquietudes de la familia sobre su paradero de Cortés Santiago, puesto que su derecho de acceso a la verdad establecido en la Ley General de Víctimas ha quedado mermado por el proceso irregular de la PGR-CDMX.