Pueblos de Xochimilco celebran un encuentro para dialogar sobre los retos de instaurar sus propios sistemas normativos
Xochimilco

Por Heriberto Paredes y Sonia Håkansson

 

Las miles de urbanizaciones, los ejes viales, la contaminación, el metro y los grandes edificios de corporativos que inundan el cielo y se han acomodado sobre los antiguos canales de agua de la Ciudad de México ocultan lo que deja de ser luchas e iniciativas aisladas: la existencia y vitalidad de distintas comunidades indígenas al interior de la capital mexicana que hoy se organizan en un mismo tejido. De norte a sur y de este a oeste, la diversidad cultural del país se fortalece cada día a partir del respeto y el retorno al sistema de usos y costumbres, de los sistemas normativos y al gran marco de autonomía con el que cuentan los pueblos capitalinos.

El pasado sábado 22 de julio, la Coordinación de Pueblos y Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco (1) promovió y organizó un foro acerca de los procesos autonómicos que se están desarrollando en el sur de la capital con el objetivo de escuchar los ejemplos de lucha y retorno de la autonomía de distintos procesos.

Xochimilco
Fotografía de Sonia Håkansson

Así, la plaza cívica de San Lucas Xochimanca acogió a invitados de varios pueblos y comunidades del país. Contaron con la presencia de delegaciones procedentes de la comunidad p’hurépecha de Cherán (Michoacán), la comunidad ñhatö de San Francisco Xochicuautla (Estado de México), el tío Clemente Rodríguez, padre de uno de los 43 normalistas desaparecidos, así como el investigador en Desarrollo Rural, Víctor Leonel Juan (Oaxaca), la antropóloga Teresa Mora, Iván Gomezcesar y Martha Olivares como moderadora y académicos de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), siempre con las participación de integrantes de los Comités Territoriales de pueblos del sur de la ciudad.

En el caso de la comunidad de San Lucas Xochimanca, desde 2010, cuando se dió el caso de coacción del voto para elegir a su coordinador territorial, la comunidad comienza a luchar por retomar una organización basada en sus usos y costumbres para fortalecer algunas costumbres normativas que habían caído en el abandono y elegir a sus propias autoridades tradicionales. Pero no sólo en Xochimanca nace esa iniciativa, muchas de las comunidades de Xochimilco se unen para luchar porque las asambleas sean la máxima autoridad de cada uno de los pueblos y que cada pueblo elija dentro de su autonomía las reglas para elegir al coordinador territorial.

Xochimilco
Víctor Leonel Juan, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana. Fotografía de Sonia Håkansson

«Ya no van a ser las reglas de la delegación Xochimilco, ahora van a ser las reglas que cada pueblo libremente decida», explica Alejandro Velázquez, abogado desde hace tres años en la comunidad de Tepepan. Pero, ¿cómo deber de ser y cómo se deberá elegir a su autoridad tradicional?

Víctor Leonel Juan, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana y de origen zapoteca comenta que, luego de que en 1990 Oaxaca tomara la delantera en el reconocimiento de los sistemas normativos indígenas para la elección de sus autoridades, la reflexión que se ha hecho en los 417 municipios que están bajo este régimen es muy clara: «tiene que haber un sentido de organización política y hay que dotarlo también de una estructura institucional que normalmente ya está dada, pero hay que redescubrirla, como señalaron los compañeros de Cherán, cuando luego de su lucha, tuvieron que tejer, que escarbar, que buscar las raíces propias de su sistema de organización».

Xochimilco
Alicia, originaria de la comunidad ñhatö de San Francisco Xochicuautla.

La Coordinación de Pueblos y Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco convoca este foro justamente para escuchar otras luchas más longevas y que «no nos quedemos sólo con lo que ocurre aquí en Xochimilco, sino que conozcamos y reconozcamos otras experiencias, tomemos nota y apuntemos ‘esto sirve para acá, esto a lo mejor no…’  pero que todo esto nos enriquezca como pueblos originarios en lucha, en resistencia», continúa el abogado Velázquez.  

Con la presencia de más de cien asistentes, el foro se desarrolló con participaciones que iban de lo expositivo de las experiencias autonómicas y lucha hasta la presentación de denuncias y necesidades que fortalecen la autonomía indígena como un mecanismo que puede abrir las puertas del buen vivir.

Xochimilco
Fotografía de Heriberto Paredes

En el caso de la comunidad nhathö de San Francisco Xochicuautla, la delegación asistente expuso el proceso de lucha contra el proyecto de la autopista Toluca-Naucalpan en defensa de su Bosque Sagrado y la delicada situación que atraviesan debido al aumento e incesante hostigamiento sufrido por parte del gobierno municipal para que el proyecto se materialice sin aprobar la propuesta alternativa presentada por la comunidad.

Tras el conversatorio, la compartición de experiencias de lucha y la emotividad removida por las diversas muestras de apoyo entre los distintos procesos que se congregaron en el foro, la comunidad de San Lucas Xochimanca nos compartió una variedad de platillos hechos por familias que viven en la comunidad: los tradicionales cuatatapa (frijolitos molidos con nopales), arroz rojo, chorizo con papa y agua de jamaica.

Xochimilco
Fotografía de Heriberto Paredes

La comida estuvo aderezada por los bailes de los tradicionales chinelos, figuras que encarnan a aquellos que mueven bien las caderas (según la etimología náhuatl) y que antiguamente hicieron su aparición como una forma de burla a los españoles que excluían a los indígenas de las fiestas de carnaval, sobre todo en lo que hoy es Morelos y el sur de la capital. En la tarde del sábado pareciera que los chinelos bailan burlones de los señores del poder que intentan, a toda costa, impedir la autonomía de los pueblos indígenas y hagan eco del generalizado despojo del agua y del territorio de las comunidades. Las y los asistentes terminaron de comer y se sumaron al baile.

Xochimilco
Fotografía de Heriberto Paredes

 

  1. Comunidades aglomeradas en el Coordinación de Pueblos y Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco: Santa Cruz Acalpixca, San Gregorio Atlapulco, Santa María Nativitas Zacapa, San Luis Tlaxialtemalco, San Francisco Tlalnepantla, San Mateo Xalpa, San Lucas Xochimanca, Santa María Tepepan, Santiago Tepalcatlalpan, Santiago Tulyehualco, San Andrés Ahuayucan, Santa Cruz Xochitepec.