Trabajadores denuncian violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo
Foto: Lucia Joselin Muñoz

Por Lucia Joselin Muñoz

Ciudad de México, 6 de julio 2017.- A partir de las cinco de la tarde los trabajadores de la Jornada, colocaron banderas rojinegras en la entrada del edificio de La Jornada, ubicado en Cuauhtémoc 1236 de la colonia Santa Cruz Atoyac, en la Ciudad de México, con lo cual dio comienzo la huelga emplazada para hoy viernes seis de junio. 

En una votación donde participaron 203 trabajadores, de una plantilla sindical de 216, fueron 133 los que se pronunciaron a favor de la huelga. Para que la votación sea válida, según el estatuto, debía votar el 60% de dicha plantilla, es decir, con 129 personas es que la votación podía validarse, por lo que en la tarde, el conteo arrojaba un votación válida y legal, acorde a los estatutos de Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor), por lo que las instalaciones fueron cerradas.

 El conflicto inició el pasado enero, cuando Demos (Desarrollo de Medios, S. A. de C. V.), empresa a la que pertenece La Jornada, decidió de manera unilateral e ilegal la reducción de 29 a 45% en los ingresos de los trabajadores, según han denunciado ellos mismos, además han señalado que la administración del periódico tiene un carácter por completo neoliberal.

Señalan que ese carácter neoliberal se ve reflejado en las “marrullerías” realizadas por el abogado empresarial de Demos, Alejandro Roel, en complicidad con la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA), órgano que lejos de defender los derechos de los trabajadores, ha servido para  ayudar a la empresa a destruir el Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), según afirman sindicalizados del Sitrajor, pues la JLCA ha señalado que se debe descontar a los trabajadores el 70%  de las prestaciones del CCT, así como la indexación al salario y la compensación por antigüedad.

Los trabajadores de La Jornada señalan que, mediante el Sitrajor, han hecho a lo largo de estos seis meses al menos cuatro propuestas para apoyar la crisis financiera del periódico, una de 27% a 16 cláusulas y la última de 40% en todas las prestaciones excepto despensas, sin embargo. Presentaron también una propuesta de reducción de gastos a un año, sim embargo, aseguran que Demos ha tenido una cerrazón al diálogo en todo momento, dado que su objetivo es lograr extinguir el Contrato Colectivo a los trabajadores.

La respuesta de La Jornada ante las demandas de los trabajadores ha sido asegurar que, pese a todo, tanto la versión impresa y en línea se seguirán publicando, declaraciones que han sido tomadas por trabajadores como otra forma de boicotear la lucha por sus demandas, por lo que, uno de los representantes legales del Sitrajor afirmó que de ser necesario también cerrarían las instalaciones donde se imprima la edición.