A seis meses ¿Ya olvidaste Nochixtlán?
Llaman a no dejar que sea una impunidad más
Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Por Lucia Joselin Muñoz

Nochixtlán, 19 de diciembre del 2016.- “¿Ya lo olvidaste?; ¿dónde quedó tu impotencia, tú rabia, tu enojo?; ¿sólo fue pasajero, sólo fue momentáneo?” una joven mujer del Comité de Victimas increpa con indignación en su voz a la sociedad, ella hace esa pregunta a la conciencia de cada mexicano. Seis meses han pasado ya desde que en Nochixtlán se cometiera uno más de la larga lista de crímenes del Estado encabezado por Enrique Peña Nieto. En el pueblo, como cada 19 se realizó un homenaje a los caídos con una ofrenda floral, luego, un acto político- cultural en el quiosco de plaza.

Porque seis meses se dicen fácil, sin embargo, asegura que para ellos, es como si el tiempo se hubiera detenido en el dolor; recuerdan con cariño y profunda tristeza a quienes fueron asesinados aquel día por las fuerzas estatales:

“El chico de 23 años que sonreía por todos lados, que tenía el sueño de todo padre; ver crecer a su hija y caminar con ella del kínder al altar, por si pretendías olvidarlo Oscar Luna se llamaba; Jesús Cadena sonreía mientras decía que sería sacerdote, arquitecto y chef; Yalid Jiménez mientras era regidor criaba a tres hermosas pequeñas; Omar González preservaba los bosques en Palo de Letra y mientras vendía flores soñaba con montes verdes; Oscar Nicolás se dedicaba a sembrar maíz, fríjol y trigo, apreciaba la salida y puesta del sol; Anselmo Cruz era futbolero, atendía una farmacia en Tlaxiaco y se dedicaba al cuidado de una familia y aun así nos lo mataron; Silvano sosa era el pilar de su familia, mantenía a sus cinco hijos esperando que llegaran a ser arquitectos o maestros; Jován Galán Mendoza era mecánico, los carros y tornillos eran su sueño.”

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

Por el dolor, el grito y el llanto es que Nochixtlán sigue luchando, continuó:

“Nos duelen, nos hacen falta, los echamos de menos, nunca se piensa que vender jugos, vender flores, ser regidor, querer estudiar, ser campesino, atender una farmacia, ser agricultor o ser mecánico sea un delito tan grave que te cueste la vida...”

La Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, se solidarizó fraternalmente con la exigencia de justicia para las víctimas y caídos del 19 de junio, así lo indicó Rubén Núñez Ginés al micrófono. Otras voces se unieron a ese clamor, presos políticos mandaron su solidaridad a Nochixtlán mediante sus familiares, quienes además hicieron la denuncia de las personas que han sido presas por ser disidentes del gobierno Oaxaqueño, como Roque Coca Gómez, sin libertad desde hace más de 19 meses; “estamos firmes, resistiendo y con el puño izquierdo en alto exigiendo justicia por nuestros caídos, por los presos” dijo su hermana.

En ese sentido, Juan Nicolás López, enfermero del Hospital Básico de Nochixtlán, habló recordando la situación de los presos políticos, él mismo estuvo preso poco más de 2 meses al haber sido acusado de “resistencia a particulares en agravio de la sociedad”, esto luego de que presentó evidencia en vídeo y fotos de los heridos y fallecidos en ese hospital el día 19 de junio, él exigió justicia para Nochixtlán y reconoció que gracias al movimiento popular fue que se logró su liberación.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

A nombre de la Asamblea de Víctimas del 2006-2007, uno de sus integrantes extendió su solidaridad “no están solos” y recordó que ellos llevan diez años en lucha exigiendo castigo a los culpables de la represión al movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca y también para los asesinos de Nochixtlán y dijo que para lograr la justicia es necesario que sigan organizados.

Amelia Escalante y Silverio Jiménez amenizaron con música de protesta el evento, a ellos se sumó Al Intifada, entre música, versos y consignas, las palabras iniciales retumbaban en el aire:

“Seguimos aquí porque nos duelen, nos hacen falta, los echamos de menos, yo, desde este micrófono te pido, te imploro que esas ganas florezcan y sigan clamando una y otra vez justicia, no permitamos ser una impunidad más, una ficción más, una historia más, una noticia más... tienen razón, ninguno es nuestro hijo, nuestro hermano, nuestro padre, nuestro esposo, no es nuestra familia, pero créeme cuando te digo que si fuera tú familiar también estaríamos aquí, luchando por ellos…”

Y Nochixtlán vuelve a preguntarte:

 “¿Ya lo olvidaste?; ¿dónde quedó tu impotencia, tú rabia, tu enojo?; ¿sólo fue pasajero, sólo fue momentáneo?”

Fotos: Lucia Joselin Muñoz.

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo

 

Foto: Lucia Joselin Muñoz/Surco Informativo